Acumula cinco tantos en el Apertura, pese a que no es utilizado solamente como centro delantero, sino que también como extremo y volante

Por: Cristian Brenes, Daniel Jiménez 16 octubre
El atacante David Ramírez (blanco) remata de cabeza, pese a la marca del brumoso Rándall Alvarado (azul), durante el juego en el que Saprissa se impuso 3 a 4 en el Fello Meza.
El atacante David Ramírez (blanco) remata de cabeza, pese a la marca del brumoso Rándall Alvarado (azul), durante el juego en el que Saprissa se impuso 3 a 4 en el Fello Meza.

David Ramírez tiene olfato de goleador, el arco está en su cabeza y sin importar si juega como volante, extremo o centro atacante, su instinto lo lleva a abombar las redes en el Torneo de Apertura.

Ramírez acumula cinco anotaciones en doce partidos (nueve como titular), lo que equivale a que marca un tanto cada 165 minutos. Además, es el ariete morado con más dianas en el certamen, superado a nivel del equipo únicamente por Marvin Angulo, mediocampista que registra seis.

Si bien es cierto, la mejor versión del delantero tibaseño se ve cuando es utilizado por el centro, gracias a su movilidad, buenas diagonales y capacidad para robarle las espaldas a los defensas, en el Apertura Carlos Watson lo ha utilizado en siete compromisos abierto por un costado y en cinco como el hombre de área.

"David ha madurado mucho, tiene gol, es capaz de jugar por adentro, por afuera, jugar por cualquiera de los dos lados, incluso jugar como mediocampista. Estamos muy satisfechos con el rendimiento de él", señaló Watson.

El artillero del Monstruo debe acoplarse al sistema y adaptarse a lo que le solicitan, ya que Jerry Bengtson y Jonathan Moya son las alternativas del técnico para la posición de "9".

En la banda, Ramírez está obligado a colaborar en labores defensivas, dar una mano para tapar la salida de los laterales del rival y sus recorridos son más largos, lo que implica mayor desgaste. Sin embargo, dice sentirse cómodo y estar a disposición para jugar donde se lo soliciten.

"He trabajado bastante bien y a consciencia. Sé que tengo que aprovechar la oportunidad. Creo que he venido haciendo bien los partidos. Hay que tener respeto y humildad para aceptar las decisiones del profesor. Ante Cartaginés me tocó jugar y se me dio el gol", señaló el futbolista.

Tanto David, como el estratega saprissista concuerdan que el ariete maduró y se dio un crecimiento en lo mental, lo que deriva en que ahora se le vea más enfocado.

Al ser consultado sobre las claves del momento, el atacante no duda: "enfocarme en lo que sé hacer ha sido la clave, sé las capacidades que tengo y lo que puedo dar".

Ramírez apunta a meterse en la lista final de Óscar Ramírez para el Mundial de Rusia 2018 y por lo mismo acepta que debe seguir concentrado y enfocado en mejorar, de lo contrario se perdería la justa mundialista con la Selección.

El tibaseño es una de las cartas que le gustan a Ramírez, aunque no tiene un lugar seguro y su participación en la Copa del Mundo dependerá de lo haga en los meses que restan para la competencia.

"Si uno trabaja bien, a consciencia y con humildad, Dios lo premia con buenas participaciones. Todo viene por añadidura y el trabajo me irá dando las cosas", indicó el centro delantero.