Atacante no había marcado en todo el campeonato, pese a ser el goleador de la campaña pasada. Frente a Limón, perforó las redes en dos ocasiones y terminó con la sequía

Por: Esteban Valverde, José Pablo Alfaro Rojas 22 octubre
Daniel Colindres marcó dos goles en la victoria de Saprissa ante Limón FC.
Daniel Colindres marcó dos goles en la victoria de Saprissa ante Limón FC.

Tibás

Después de disputarse 15 jornadas del campeonato nacional, el atacante de Saprissa Daniel Colindres por fin consiguió perforar las redes. Aunque venía precedido por una campaña en la que fue el goleador de su equipo con 13 tantos, el capitán morado había tenido problemas para mantener su constancia en la red en este certamen.

Colindres acabó con la sequía de la mejor manera: con dos anotaciones y un buen accionar que le permiten complementar su desempeño en la cancha con un buen aporte en la red frente a los caribeños.

"Yo creo que la mayoría de jugadores me conocen, saben que recorto a la izquierda y tiro la bola larga. Son mis fuertes. Entonces tengo que desplazarme, correr a los espacios y no quedarme en un lugar", afirmó Colindres.

El futbolista anotó su primer tanto a los 40 minutos, cuando Saprissa igualaba a uno frente a Limón, en un compromiso duro, contra un rival que supo plantarse en la Cueva durante la etapa inicial, pero que luego dejó algunos espacios y cayó goleado 5 por 2.

Después marcaría su segundo tanto al 62', tras ganarle la posesión al defensor limonense y de puntazo mandar la pelota al fondo de los cordeles. El gol lo celebró hincado, frente a la gradería y con la mirada al cielo.

"Hay días que sale todo y ante Limón fue uno de ellos. Lo que hice durante la semana fue trabajar los dos perfiles. Yo me enfoco en mis debilidades, cuando mejore esto, sé que voy a ser mejor jugador", agregó Colindres.

En este torneo, el jugador suma tres asistencias. Ciertamente, es uno de los hombres más importantes en el ataque del timonel Carlos Watson, pues por sus pies pasan la mayoría de ocasiones de peligro de la S.

El futbolista reconoce que la mayoría de marcadores rivales ya lo conocen, por lo que le ha tocado trabajar duro en los desplazamientos, para no volverse un futbolista predecible en ofensiva.

También admite que su principal debilidad se produce cuando Saprissa ataca por la otra banda, ya que una de sus funciones es cerrar en el área para buscar el gol, pero le cuesta hacerlo.

"Yo a veces juego más para ser un asistidor", concluyó Colindres.

Etiquetado como: