Por: Daniel Jiménez 3 mayo
Colindres (26) no sacó su mejor remate, con zurda y desde fuera del área, pero dirigido a una esquina y con pique de la pelota incluido convirtió en empate una jugada que no parecía tener mayor peligro. | RAFAEL PACHECO
Colindres (26) no sacó su mejor remate, con zurda y desde fuera del área, pero dirigido a una esquina y con pique de la pelota incluido convirtió en empate una jugada que no parecía tener mayor peligro. | RAFAEL PACHECO

Guápiles

El atacante de Saprissa, Daniel Colindres, no se cansa de salvar a su equipo. Cuando todo está perdido o en la cancha sus compañeros no pasan un buen momento, aparece como lo hizo el miércoles in extremis en el Ebal Rodríguez.

Su tanto ante los guapileños significó su festejo número 11 en el Verano 2017 y su cuarto dardo salvador en el presente campeonato.

Colindres le marcó a la Universidad de Costa Rica y también en los dos partidos a Carmelita. Esos tres partidos finalizaron 1-0.

Pero ese mote de salvador poco le importa al morado, que se marchó de Guápiles con un sinsabor enorme.

El extremo es autocrítico y aseguró que el plantel debe cambiar de rumbo si desean ganar la cuadrangular y así evitar una final, en la que ya están sembrados por finalizar líderes luego de 22 fechas.

“No es el resultado que queríamos, al final del partido nos bajamos del tren. Santos es un equipo que juega muy bien y tiene buen plantel y por eso casi nos ganan”, dijo Colindres.

En su criterio, el panorama se avizora “complicado” luego de una primera vuelta en la que solo tienen dos puntos y aún no conocen la victoria.

“Está muy difícil, está de más decir que todos los equipos quieren jugar contra Saprissa. Vemos a Limón que nos hace un partidazo y nos gana 5-1, mostrando un fútbol increíble y luego viene a Guápiles y pierde, al igual que contra Herediano. Nosotros vamos partido a partido y corrigiendo sobre la marcha”, comentó el tibaseño.

El volante dedicó unas palabras a la falta que le hizo a Marvin Obando y el árbitro Henry Bejarano pitó como penal.

Afirmó que los jugadores deben ser más honestos y no incitar a los árbitros a errores.

“No tengo nada contra él, es amigo. Tanto ellos como nosotros incitamos a que los árbitros se equivoquen para tener a quién señalar. Ya es hora de que dejemos de señalarlos, son humanos y se equivocan”, acotó.

Colindres espera que ante Limón este domingo su club cambie de versión en la cancha.

Etiquetado como: