Por: Manuel Herrera 17 febrero, 2014

Indignados. Ese es el sentimiento que expresaron los usuarios de La Nación en Facebook tras la conducta bochornosa de un grupo de aficionados de Alajuelense ayer domingo en el Estadio Nacional.

Un grupo de jóvenes, en apariencia miembros de la barra brava manuda La Doce, ingresaron al juego entre Alajuelense y Cartaginés, en el Estadio Nacional, sin pagar la entrada, golpearon a guardas de seguridad privado y a varios aficionados brumosos, incluidos mujeres, niños y una persona adulta mayor.

Aunque el grupo fue minúsculo, el comportamiento fue reprochado por los cibernautas, quienes le pidieron a las autoridades mano dura para frenar la situación.

"Creo que más que seguridad debe existir educación, mientras les falte (educación) no hay seguridad que los detenga. Es un estadio no una cárcel, porqué tanta seguridad", escribió la usuaria Noily Mayorga Barrantes, ante la consulta: "¿Cuáles medidas de seguridad cree usted que deberían aplicarse para evitar la violencia en los estadios?", planteada desde la mañana de este lunes en el Facebook de La Nación.

Disturbios y violencia en el Estadio Nacional
Disturbios y violencia en el Estadio Nacional

Ernesto Guerrero manifestó que los equipos deberían jugar por un tiempo a puerta cerrada y restringir el acceso de las barras a los estadios.

Opinión similar expresaron Ileana López y María José Anchía.

López considera que se debe prohibir el ingreso de barras al estadio e instalar cámaras en las graderías; mientras que Anchía dice que la administración de los estadios se debe reservar el derecho de admisión.

Para José Antonio Espinoza Solano la solución es: "No dejarlos entrar a ningún estadio. Que las directivas no sean tan alcahuetas".

Las críticas son más fuertes.

"La solución es que las personas que cometen estos actos vayan a la cárcel", opinó Luis Rodríguez.

Repase aquí el resto de las impresiones.