Jugadores afirman que hay más unión grupal luego del polémico fallo arbitral

Por: Daniel Jiménez 21 julio, 2015

La impotencia, el orgullo herido y el amargo sabor de una derrota con influencia arbitral, podrían servirle como acicate a la Selección para mostrar una cara distinta a partir de ahora.

El penal regalado a México, que desembocó en la eliminación en la Copa Oro, le ayudará a la Tricolor a tener más coraje, identidad de juego y compenetración en la búsqueda de objetivos, según los seleccionados.

Así sucedió el 22 de marzo del 2013, cuando la Sele cayó 1-0 ante Estados Unidos en medio de una intensa nevada.

Para los jugadores, las circunstancias son parecidas y, al final, ese aspecto le permitió al camerino cambiar el rumbo de un combinado patrio que dejaba serias dudas rumbo a Brasil 2014, luego de avanzar con dificultad a la hexagonal e iniciarla con un empate frente a Panamá (2-2).

“Espero que este enojo que sentimos todos nos ayude como nos pasó en Denver (con la nieve) y ojalá la afición se vuelque en apoyo al proceso”, comentó Christian Gamboa.

Por su parte, el portero Esteban Alvarado señaló que este tipo de acciones deben analizarse con la cabeza fría para sacarles el aspecto positivo.

“Ante la adversidad, lo mejor es tener calma. Eso ya pasó, por más injusto que sea, hay que preparar el futuro. Ya estamos deseando que empiece la eliminatoria y lograr nuestra meta, que es Rusia 2018”, dijo el guardameta.

Además, el capitán Bryan Ruiz argumentó que Denver fue el punto de giro del proceso anterior, por lo que debe suceder lo mismo luego de quedar en los cuartos de final del máximo torneo de la región.

“Estoy seguro de que esta experiencia nos va a fortalecer como grupo, como sucedió en aquel partido eliminatorio que jugamos con nieve contra Estados Unidos. Ese momento nos llenó de fuerzas, unió a todo el país y ahora pasará lo mismo. Nos han tocado el orgullo”, puntualizó Ruiz en su página oficial.

Criterio similar externó Johan Venegas: “Tenemos que cerrar filas en el equipo, sabiendo que jugamos contra todo y todos y esto nos ayudará, ya que nos tocaron de nuevo el carácter”.

La Nacional arribó ayer al país a las 8:29 p. m.