Por: Steven Oviedo 3 marzo
Jugadores de Saprissa y Herediano reclaman a Wálter Quesada durante el partido.
Jugadores de Saprissa y Herediano reclaman a Wálter Quesada durante el partido.

Redacción

La mano dura es una de las características de la Comisión de Arbitraje que encabeza Ricardo Cerdas, pues deja de nombrar a los árbitros que cometen errores graves.

En lo que va del Torneo de Verano 2017 y el último partido del anterior, entre Saprissa-Herediano, cuatro árbitros fueron enviados al congelador por tomar malas decisiones en el terreno de juego.

Quizás el caso que más revuelo ocasionó fue el de Wálter Quesada, quien estuvo a cargo del último juego de la cuadrangular del torneo pasado entre morados y florenses, en el que no sancionó dos penales a favor del Herediano.

Luego de estos desaciertos, Quesada quedo fuera de las primeras cuatro jornadas del campeonato actual y reapareció en la fecha cinco en el duelo entre Carmelita y San Carlos.

"Debíamos salvaguadar la integridad de Wálter, es un árbitro que le ha dado mucho al referato costarricense. Era injusto e ingrato decirle después de esa actuación que no volviera más; nosotros no castigamos", explicó Ricardo Cerdas.

El jerarca dijo que los árbitros que se equivocan pasan por un proceso de análisis de los errores, junto con la Comisión Técnica, y se les da un tiempo para que se recuperen emocionalmente de lo sucedido.

El segundo caso es el de Adrián Chinchilla, quien estuvo en la fecha dos del torneo en el partido entre Belén FC y el Herediano.

Adrián Chinchilla sacó ocho tarjetas amarillas y expulsó tres jugadores en el partido de Belén ante Herediano
Adrián Chinchilla sacó ocho tarjetas amarillas y expulsó tres jugadores en el partido de Belén ante Herediano

En dicho juego, Chinchilla no validó un gol de tiro libre del belemita Jordan Medina, pese a que el balón ingresó totalmente. También se equivocó al invalidar un tanto del florense Jorge Alejandro Castro por un fuera de lugar inexistente, y le mostró dos amarillas al jugador de Belén Randy Taylor, pero no lo expulsó.

Chinchilla tuvo que esperar diez juegos para estar nuevamente como silbatero central; regresó como central en la jornada 12, para en el juego entre Carmelita y la UCR. No obstante, estuvo como cuatro árbitro en las jornadas 9 y 11.

Henry Bejarano mostró ocho tarjetas amarillas en el juego entre Herediano y Santos y expulsó a dos jugadores.
Henry Bejarano mostró ocho tarjetas amarillas en el juego entre Herediano y Santos y expulsó a dos jugadores.

El experimentado Henry Bejarano también vivió una situación similar, pues en la fecha tres, en el duelo entre Herediano y Santos, validó un gol en fuera de lugar del santista Leonardo Adams y le señaló un penal dudoso a los florenses en una acción sobre Jorge Alejandro Castro.

Bejarano volvió a ser silbatero central hasta la jornada 8, en el partido entre el Municipal Liberia y Carmelita.

El réferi que más problemas ha tenido en el inicio de este torneo es Jeffrey Solís, ya que la Comisión de Arbitraje lo ha apartado dos veces en apenas 13 jornadas.

En la fecha inaugural, Solís fue asignado para el partido entre San Carlos y Saprissa en el Estadio Carlos Ugalde, donde no señaló un penal por una mano dentro del área de Cristian Montero a favor de los morados.

Por ese error, Solís estuvo solamente como cuarto árbitro en la jornada cuatro y volvió a pitar en la fecha cinco, en el encuentro Pérez Zeledón-Alajuelense.

Jeffrey Solís ha dirigido cuatro partidos en el torneo y en dos tuvo errores graves.
Jeffrey Solís ha dirigido cuatro partidos en el torneo y en dos tuvo errores graves.

Además, Solís fue el encargado del partido Pérez Zeledón-Cartaginés de la fecha ocho, en el que incurrió en otro error, luego de que al defensor generaleño Lucas Meza le pegó el balón en la cara y señaló penal para los brumosos, al minuto 96.

Después de ese fallo, Solís no ha vuelto a ser nombrado ni como central ni como cuarto árbitro.