10 octubre, 2014

Los 410 porteros que pasaron por la Primera División dejaron su registro imborrable.

De todos ellos se pueden destacar cinco, a los que sus marcas los vuelven en memorias vivas. Se trata de Carlos Alvarado, Mario Pérez, Didier Gutiérrez, Marco Rojas y Alejandro González.

Ellos mostraron sus cualidades al servicio de su zaga para mantener el marco en cero o bien para ir haciendo sus primeros pasos en la máxima categoría.

Alvarado fue el arquero indiscutido de Alajuelense entre 1946 y 1960. Sumó 189 juegos de campeonato nacional y tuvo dignos partidos del recuerdo como el del 25 de diciembre de 1950 ante Boca Juniors de Argentina.

También tuvo carrera en el extranjero cuando militó con el América de México y con el América de Cali de Colombia en la década de los 40.

El exrojinegro se retiró como debía, en la Vuelta al Mundo de los manudos en 1960 contra equipos de calibre internacional.

“Yo me retiré porque quería ponerme a estudiar y trabajar luego de 16 años de carrera futbolística. En su momento no me quise ir para Argentina, España o Italia, donde tuve oportunidades”, dijo Alvarado.

También de esa época es Mario Flaco Pérez, quien arrancó su carrera con el Saprissa en 1953 sustituyendo al mítico Rodolfo Sanabria bajo los tres palos.

Con la “S” celebró seis cetros antes de partir al Cartaginés, donde terminó su carrera. Cuenta entre sus logros haber sido el guardameta estelar de la gran selección de los Chaparritos de Oro en 1956.

Para 1964 aparece uno que tenía un estilo propio, su boina lo acompañó durante tantos años de brega con el Municipal Puntarenas y el Barrio México.

Didier Gutiérrez se erigió entre los 60 y 70 como el guardameta más singular, sus extraordinarios reflejos y agilidad en el certamen doméstico le valieron ser llamado en varias ocasiones al seleccionado tico y reforzar en juegos internacionales a Alajuelense, Saprissa, Herediano y Orión.

Por último, en 1980 aparecieron Marco Rojas, quien jugó para Cartaginés, Limón y Saprissa, y el alajuelense Alejandro González, quien tuvo un breve paso con Ramonense al inicio de su carrera.

Ambos fueron líderes de sus clubes, seleccionados y titulares incansables durante más de 15 años.

Gabelo Conejo, el portero más famoso de la historia, brilló en el Mundial 90 y el fútbol español, pero no lo hizo tanto en la liga tica.