Velada mágica en el Morera: la Liga goleó al DC United y tiene las ‘semis’ al alcance

Por: Johan Umaña V. 27 febrero, 2015
Johan Venegas empieza la carrera de celebración de su gol, que fue el tercero de los alajuelenses. | LUIS NAVARRO
Johan Venegas empieza la carrera de celebración de su gol, que fue el tercero de los alajuelenses. | LUIS NAVARRO

Alajuela. La ambición manuda espantó la mesura en un Morera Soto que anoche festejó como si ya estuviera en semifinales.

Del primero al quinto gol, la feligresía se olvidó de los tedios de la semana y se enfocó en celebrar la promesa cumplida, esa que erigió Óscar Ramírez cuando propuso canjear sacrificios por las alegrías de ver a la Liga entre los mejores equipos de la Concacaf.

El 5-2 con el que los erizos arrollaron al DC United fue construido con dinamismo, pressing y velocidad. Ingredientes idóneos en el plan de Machillo para asegurar que el regreso a “semis” sea ahora un sueño muy cercano.

Del dinamismo de Armando Alonso y Johan Venegas, a la heroica lucha de Jonathan McDonald y la mejor versión de José Guillermo Ortiz... Los artilleros rojinegros fueron tan determinantes como lo dice el marcador.

Mientras que la zaga, porosa al verse contaminada por el desbocado ataque, permitió dos tantos rivales que, sin embargo, no bastaron para empañar lo que fue una velada mágica en Alajuela.

Nerviosa definición. Alajuelense salió arrollador, mas las oportunidades sin réditos se fueron acumulando y con ellas el nerviosismo. Hasta el momento del penal.

Kenner Gutiérrez lanzó un inteligente pelotazo a la escapada de Alonso. Error del portero Andrew Dykstra, Caya al piso, y sanción de pena máxima por parte del árbitro mexicano Roberto García para relajar las ansias... Casi, porque Ariel Rodríguez extendió el dubitativo cobro del penal con el que puso números a la superioridad manuda, al 15’.

El León no se sació y siguió desgarrando a un DC falto de ritmo e ingenuo, que para ese momento lucía el cartel de víctima.

Venegas sirvió un lujo de globito para que Ortiz le robara la espalda a los defensas norteamericanos y resarciera sus perdones del arranque. Minuto 21 y la mesa estaba servida para el festejo.

Mas no fue tan sencillo. El United aprovechó un descuido para reaccionar y descontar al 24’, mediante Fabián Espíndola.

Y ahí, donde la duda quiso abrumar la fresca noche alajuelense, apareció McDonald como héroe salvador. Suyo fue el centro que, al 26’, el meta Dykstra soltó para que Venegas marcara.

El descanso llegó con el ánimo de que la serie estaba sellada y ese sentimiento se agrandó al 53’, cuando una recuperación de Alonso se convirtió en la escapada y el segundo gol de Ortiz.

Así transitó la complementaria, con poca acción, hasta que Steven Birnbaum volvió a descotar, al 88’, lo que pudo dejar en vilo la clasificación, pues al DC le hubiera bastado un 2-0 en la vuelta para avanzar.

Y ahí apareció Mac. Su gol, un minuto después, cambió las condiciones de la vuelta: la Liga tiene saldo de tres goles y difícilmente dejará que se escape la ilusión.