César Eduardo Méndez

Por: Cristian Brenes 3 abril, 2016

¿Qué representa esta victoria para el equipo?

Lo que en definitiva logró quebrar el equipo fue más que un partido o un resultado; fueron muchas cuestiones negativas, muchos pesos de una atmósfera que se genera y que termina afectando al jugador. Cuando hay alguna posibilidad de gol y no se concreta, se va sumando y cada vez va pesando más, por lo que se hace más brava la carga.

Más allá de los tres puntos, ¿cuánto gana el equipo a nivel de motivación?

Fue volver a ganar en un tiempo en que nadie cree, solo los jugadores que están dentro de la cancha y eso para mí es muy importante porque los futbolistas recobraron la fe. Sin volverse locos, pusieron la pelota delante del arco y creo que para mí eso es importante.

“Lamentablemente nos ha tocado un torneo durísimo, con muchos partidos en que el resultado fue muy ajustado y Cartaginés sufría, y hoy terminó siendo apretado, pero pudimos volver a ganar”.

¿Qué tanto se tranquiliza el equipo con esta victoria?

Yo no sé si utilizar la palabra tranquilidad porque en estos momentos prefiero tener un equipo agitado y que esté consciente de lo que nos estamos jugando en cada partido. Ganamos en confianza y seguridad, de que jugando y dando el mejor esfuerzo llega un resultado como el de hoy. Sé que en otros momentos el equipo jugó y se esforzó y terminamos perdiendo algunos partidos de manera increíble, pero hoy terminamos con la confianza que da ganar.

¿Qué le dice a la afición que vino a verlos?

Agradecerle a la gente porque no es fácil venir a ver al equipo en estas instancias, con todo lo que rodea al club diciendo que el equipo está mal. El domingo vamos de visita, jugamos contra Saprissa, pero en Tibás hacemos buenos partidos.

¿Qué tiene Rándall Brenes que aparece en estas situaciones para darle puntos valiosos al equipo?

Rándall es alguien muy especial en Cartaginés. Por la mente y el corazón de Rándall pasa de que se puede y él lleva ese brazalete de capitán. La fe que él transmite lo termina haciendo un futbolista puntual, influyente, porque aunque puede aparecer cualquiera, el que aparece es él. Son jugadores que marcan la historia.