El propósito es verificar si los datos de las planillas coinciden o de lo contrario hay una subdeclaración u omisión de sueldos

Por: Kenneth Hernández Cerdas 9 noviembre, 2016
Personeros de la CCSS llegaron esta mañana al estadio Eladio Rosabal Cordero.
Personeros de la CCSS llegaron esta mañana al estadio Eladio Rosabal Cordero.

En la investigación que inició sobre los salarios que le reportan Herediano, Cartaginés y Belén, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) cruzará datos con el Instituto Nacional de Seguros (INS) y el Ministerio de Hacienda.

El propósito de lo anterior es verificar si los datos de las planillas coinciden o de lo contrario hay una subdeclaración u omisión de sueldos.

Así lo explicó a La Nación, Gustavo Picado, gerente financiero de la CCSS.

De acuerdo con el funcionario, el primer paso de la indagación fue solicitarles a los clubes estados financieros, comprobantes de pagos, transferencias, libros de salarios y nóminas internas.

"Esto nos permite revisar la consistencia de los salarios reportados y lo que están registrando en sus documentos", explicó el jerarca.

Según Picado, en el proceso se compara si los reportes salariales a la CCSS son iguales a los que los clubes tienen registrados en la pólizas del INS.

"En algunas actividades es muy dado que se reportan unos montos ante el INS pero no hacen lo mismo con las planillas de la CCSS", indicó.

"También tenemos acceso a algunos documentos del Ministerio de Hacienda relacionados a las declaraciones de impuestos u otros reportes", añadió.

A fondo. Picado señaló que existen otras fuentes de información de las que la Caja echa mano para llegar al fondo de la situación.

Citó que se realiza una comparación de sueldos con otros planteles que están bajo condiciones competitivas similares.

"Lo llamamos salarios presuntos y consiste en comparar los salarios que deberían obtener futbolistas que están en clubes en condiciones parecidas", explicó.

También en la búsqueda de datos se realizan entrevistas a terceros y hasta se toma como referencia el monto establecido en una pensión alimentaria, para aquellos jugadores que la tienen.

Picado dijo que la recopilación de datos y la redacción del informe tomará de tres a seis meses.

Si se comprueba que los equipos cometieron alguna anomalía, se les efectuará un cobro sobre los montos que no se pagaron además de intereses a partir de la fecha en que no se declararon correctamente los salarios.

Años atrás, clubes como Saprissa y Alajuelense fueron objeto de una investigación de la que no salieron bien librados. La Caja les hizo cobros millonarios que los obligó incluso a endeudarse para hacerles frente.

De acuerdo con Gustavo Picado, gerente financiero de la CCSS, el primer paso de la indagación fue solicitarles a los clubes estados financieros, comprobantes de pagos, transferencias, libros de salarios y nóminas internas.

Etiquetado como: