Brumosos son sétimos y están a cuatro puntos de zona de clasificación a falta de cuatro fechas, en las que recibirán a Pérez Zeledón y Belén, y visitarán a Herediano y Santos

Por: Cristian Brenes 31 marzo
Los jugadores de Cartaginés celebraron el gol de Juan Bustos bailando en el sector norte del Estadio José Rafael Fello Meza, en un juego en que se impusieron 2 a 1 ante Carmelita. | RAFAEL PACHECO
Los jugadores de Cartaginés celebraron el gol de Juan Bustos bailando en el sector norte del Estadio José Rafael Fello Meza, en un juego en que se impusieron 2 a 1 ante Carmelita. | RAFAEL PACHECO

Las nubes se posan sobre el camino de Cartaginés y la luz prácticamente no da por ahora sobre un equipo que es sétimo y está a cuatro puntos de la zona de clasificación, lo que hace que su recorrido parezca sombrío en las cuatro fechas que restan del Verano.

El conjunto blanquiazul intenta salir del bache en el que se metió desde hace cuatro campeonatos y así evitar su quinta eliminación consecutiva. No obstante, su ubicación en la tabla, su presente irregular, el nulo margen de error que tienen y un calendario complejo juegan en su contra, esto último si se toma en cuenta que reciben a Pérez Zeledón, visitan a Herediano, enfrentarán en casa a Belén y culminarán en Guápiles ante Santos.

Como primera obligación los centenarios tienen prohibido fallar contra Pérez, el próximo domingo a la 1:30 p. m. en su estadio. Incluso, hasta el empate sería tétrico para ellos, si se toma en cuenta que los generaleños necesitan el codiciado cuarto lugar con 28 puntos, cuatro más que el club de la Vieja Metrópoli.

"Lo hemos comentado entre nosotros y con los muchachos del equipo, que definitivamente para nosotros es una final, es un partido de seis puntos. A nosotros nos queda ganar y punto, no tenemos margen. Si queremos tener las aspiraciones vivas hay que triunfar", manifestó Jeaustin Campos.

Los brumosos tendrán una lucha encarnizada con los del Valle de El General, pero tampoco pueden descuidarse de Santos (quinto con 25 unidades) ni San Carlos (sexto con 24). Los calendarios de estos cuatro aspirantes a un solo cupo son igual de complejos y ninguno tiene nada garantizado.

A los sureños les resta visitar a Cartaginés, recibir a Limón, salir para medirse a Saprissa y cerrar con los norteños, mientras que los santistas viajarán a suelo limonense, luego esperan a la UCR, van a Carmelita y culminan su participación con los brumosos.

Por su parte, los sancarleños enfrentarán a Herediano en el Carlos Ugalde, se trasladarán a Liberia, serán locales ante la Liga y cerrarán en Pérez.

Pese a que los blanquiazules vienen de atrás y necesitan combinaciones de resultados que los favorezcan, Campos afirma que hay confianza en revertir todo y lograr el boleto, gracias a que se medirán a oponentes directos.

"Seguimos dependiendo de nosotros, tenemos como rivales directos a Pérez Zeledón y a Santos. En nuestras manos está buscar esa clasificación y eso empieza el domingo buscando el gane contra un rival directo, ganando nos ponemos a un punto de la zona de clasificación y tendríamos un vuelco anímico", agregó el timonel.

Los de la Vieja Metrópoli pretenden sentir de nuevo el dulce sabor de meterse entre los cuatro mejores, algo que no experimentan desde el Invierno 2014, y así acostumbrarse de nuevo a estar en una instancia en la que son más extraños que habituales, considerando que en los 11 campeonatos que se jugaron bajo el formato de cuatro clasificados (Invierno 2011-Invierno 2016), solo avanzaron en cuatro (Invierno 2014, Invierno 2013, Verano 2013 e Invierno 2011).