Brumosos fueron superiores, pero empataron y suman seis juegos sin ganar

Por: Cristian Brenes 12 febrero
El atacante mexicano de Belén, Julio Cruz (izquierda), disputó la pelota con el defensa brumoso Kevin Fajardo ayer, en el estadio Colleya Fonseca, donde belemitas y brumosos empataron 1 a 1. | ALONSO TENORIO
El atacante mexicano de Belén, Julio Cruz (izquierda), disputó la pelota con el defensa brumoso Kevin Fajardo ayer, en el estadio Colleya Fonseca, donde belemitas y brumosos empataron 1 a 1. | ALONSO TENORIO

Guadalupe. Cartaginés tuvo dos días para medicarse e intentar salir de la sala de cuidados intensivos en la que lo dejó Herediano el jueves anterior, pero aunque el paciente brumoso reaccionó positivamente al tratamiento, el resultado de ayer ante Belén revela que aún sigue en peligro.

El empate 1 a 1 apenas da para creer que los blanquiazules podrían abandonar la sala de emergencias, sin embargo, deben mostrar más deseos por luchar y la rehabilitación será extensa, si se toma en cuenta que se mantienen sin ganar tras seis juegos, en los que solo sumaron tres puntos de 18.

La presión que viven los brumosos por los malos resultados que acarrean hizo que iniciaran inseguros, imprecisos y temerosos. Incluso, en los primeros minutos el arquero Adrián de Lemos regaló dos balones en salida, algo similar a lo que hizo Kevin Fajardo.

Los errores eran el común denominador de un conjunto blanquiazul que se apoderó del balón, pero careció de ideas al inicio y sucumbió ante el buen bloque local y la presión de un equipo que sabe recuperar rápido la esférica, montar transiciones y culminar con velocidad en el arco rival.

El nerviosismo de los de la Vieja Metrópoli es tal que los lleva a distraerse y cometer errores imperdonables; así se evidenció en el tanto de Belén.

Los dueños de casa cobraron en corto una falta, Josué Rodríguez aprovechó la pasividad del rival para rematar en solitario y pese a que la zaga bloqueó el disparo, Julio Cruz apareció y definió solo en el minuto 25.

Aunque parezca contradictorio, el gol belemita liberó a Cartaginés. Finalmente el juvenil Cristopher Núñez recibió la confianza de sus compañeros y empezó a entrar en contacto con el balón, al punto de asumir el rol de armador. Núñez le dio profundidad a su equipo y empezó a generar peligro con pases filtrados y desbordes.

El panorama mejoraría para los visitantes, tras la expulsión de Cruz en el 42’, ante una agresión a Michael Barrantes.

Los dirigidos por Jeaustin Campos ganaron la zona media y empezaron a encimar. Juan Bustos, Rándall Alvarado y Kevin Fajardo tocaron la puerta, pero Luis Torres mantuvo el cero para irse al descanso.

El complemento fue un monólogo de los blanquiazules y a Belén no le quedó más que replegarse y esperar.

Michael Barrantes emergió, dando destellos del nivel que lo caracterizó y junto con Golobio lanzaron a los costados y al centro de área. Torres se convirtió en figura y terminó con 11 tapadas importantes.

Sin embargo, no pudo evitar que Rándall Brenes apareciera una vez más en el cierre y decretara el empate en el 81’ de cabeza, tras un cobro de tiro de esquina de Barrantes.

El reloj daba tiempo para más en el juego, pero Belén resistió al dominio y los errores en definición de un rival que da síntomas de mejoría, pero aún no tiene el alta médica.