21 abril, 2014

Alajuela. Fiel a su estilo, el estratega Guilherme Farinha articuló sus palabras de manera acelerada, una mezcla de portugués y español, solo como él sabe hacerlo.

Edder Monguío, el capitán del Santos, es derribado por el delantero del Carmelita, Francisco Rodríguez. Ayer triunfó la barriada. | DIANA MÉNDEZ
Edder Monguío, el capitán del Santos, es derribado por el delantero del Carmelita, Francisco Rodríguez. Ayer triunfó la barriada. | DIANA MÉNDEZ

Eso sí, se le notaba feliz, contento por el triunfo de sus pupilos, gracias al cabezazo de uno de sus protegidos, Víctor Alonso Chavarría, para convertir el único gol.

La alegría fue aún más cuando le dijeron que la Universidad –su rival directo por el cuarto puesto– había caído ante Alajuelense.

Sin embargo, el estratega frunció el ceño y afirmó que ellos no se fijan en los demás, solo en su trabajo y que con esa metodología irán a la casa del subcampeón nacional con el objetivo de conseguir el boleto.

Toda la barreada está abrigada por la bandera verdolaga, ese gesto particular de Guilherme Farinha se ha vuelto un símbolo en el vestuario de los erizos.

A solo una fecha por jugar, los jugadores del Carmelita saben que se van a jugar una final contra el Herediano el próximo miércoles, en el Rosabal Cordero.

Uno de los hombres con más autoridad en el camerino verdolaga, el capitán, Eduardo Gómez, fue enfático en que desde hace tres fechas todos los partidos son finales.

“El partido de ayer fue una demostración de que este equipo está para muchas cosas, todos aquí queremos clasificar, el miércoles vamos a jugar una final”, destacó el capitán del Carmelita.

Por su parte, Darío Delgado, quien se desempeña como zaguero central, aclaró que el miércoles se van a jugar todo un certamen.

“Esta es una combinación de jugadores jóvenes y experimentados, estamos conscientes de que ha sido una temporada de altos y bajos pero sabemos que podemos meternos para darle pelea a cualquiera en las instancias finales del campeonato”, explicó Delgado.