Por: Cristian Brenes 19 marzo
El caribeño Michael Barrantes (30) intentó detener al experimentado Carlos Hernández (derecha) ayer en el Morera Soto. | WILBERT HERNÁNDEZ
El caribeño Michael Barrantes (30) intentó detener al experimentado Carlos Hernández (derecha) ayer en el Morera Soto. | WILBERT HERNÁNDEZ

Limón parecía no encontrar contrincante, los caribeños despechaban rivales uno tras otro y ante Carmelita figuraban como un gigante en el cuadrilátero, pero un golpe certero de los verdolagas le sacó el aire al líder del Torneo de Verano y lo envió a la lona.

Los carmelos supieron desgastar a los visitantes, los dejaron dominar de arranque y cuando menos lo esperaban conectaron con fuerza para sacar un triunfo 2 a 1, que de paso le recordó a la Tromba la amargura de perder.

Los del Caribe acumulaban nueve partidos sin caer (siete ganes y dos empates) y aunque esta visita al Morera Soto parecía favorable, si se tomaba en cuenta que los locales no ganaban ahí hace 10 compromisos, se terminaron llevando una sorpresa que compromete su primer lugar.

Si bien es cierto Limón sigue en la cima, están igualados en puntos con Saprissa, pero con un juego más.

Los dirigidos por Horacio Esquivel tuvieron un trago amargo en un duelo en el que chocaron contra el buen bloque verdolaga y lejos de abrir el marcador y capitalizar su dominio inicial, recibieron el primer golpe en el minuto 37, luego de que Jeikell Venegas definiera perfecto tras el pase de Carlos Hernández.

Los visitantes quedaron aturdidos y lejos de reaccionar adecuadamente, se perdieron en el complemento al punto de recibir otro puñetazo en el 61’ de Amir Whaithe.

Las rodillas se doblaron para los limonenses y aunque parecía que no opondrían resistencia, reaccionaron con un trazo impecable de Yuaicell Wright, quien abombó las redes con un remate lejano que se coló en el ángulo en el 71’.

Los visitantes se volcaron al frente y aunque estuvieron cerca de igualar, no les dio el aire para evitar la caída.