Por: José Pablo Alfaro Rojas 20 abril, 2016
Carlos Hernández del Uruguay de Coronado disputa la pelota con el delantero de Carmelita Alejandro Aguilar.
Carlos Hernández del Uruguay de Coronado disputa la pelota con el delantero de Carmelita Alejandro Aguilar.

Si hubo un equipo en la cancha que demostró con argumentos y corazón que desea quedarse en la Primera es Carmelita.

El coraje verdolaga se sobrepuso a la adversidad, con el apoyo (por primera vez en el torneo) de un número importante de aficionados en las graderías.

El triunfo de 1 por 0 le da vida al club de la barriada alajuelense y hunde a Uruguay, que se quedó a a solo un punto de los carmelos, a falta de una fecha para que concluya el certamen.

En la primera mitad, los de la barriada salieron como un toro bravo impulsado hacia el ataque, sin embargo, pecaron de imprecisos en los trazos cortos y largos.

El Carmen entró apurado al juego y esto le pasó factura en la zona de ataque, al caer en un fútbol directo y sin profundidad.

Aunque Carlos Hernández intentó bajarle las revoluciones al juego de sus compañeros, el plantel no encontraba sociego para sostener la redonda en la media.

Esto le permitió a Uruguay replegarse y salir rápido a la contra, sin generar mayor peligro, pero con mucha tranquilidad atrás.

Fue una acción de táctica fija la que rompió el libreto lechero y revivió las esperanzas carmelas.

El ‘Zorro’ cobró desde la banda derecha y el capitán Carlos Acosta ingresó solo al área para perforar las redes con un cabezazo, cuando el reloj marcaba el 28’.

En el banco charrúa, el gesto del asistente Rándall Row lo decia todo: la cabeza abajo, la evidente preocupación en su rostro.

El equipo se sentía derrotado.

En la segunda etapa, Uruguay apretó el acelerador, pero el ímpetu solo duró unos minutos, porque después del 15’, Carmelita encontró espacios y se dedicó a generar peligrosas contras.

Carlos Hernández pudo liquidar al cotejo al recibir un pase dentro del área y con espacio.Sin embargo, su potente remate salió ligeramente desviado.

Los verdolagas dominaron el cotejo, con más proyección y claridad en las transiciones.

Uruguay parecía hundido.

Sin alma y con poco fútbol, como si algunos futbolistas no quisieran quedarse en la Primera.

Fue un remate de Johan Bonilla al palo, la única jugada clara de los charrúas en el cotejo.

Carmelita fue mejor y alargó aún más la lucha por seguir en la máxima categoría.

El domingo, en la última jornada, Uruguay recibirá en su campo a la UCR, y los verdolagas visitarán al Santos de Guápiles. Ambos juegos a las 3 p.m.

Etiquetado como: