Fue cuestión de ligar desde el mediocampo y de anular la creación futbolística de su rival

Por: Roberto García H. 20 octubre, 2014

Alajuela. Si le controlan al Pepe, Belén pierde el rumbo, el norte del juego, su carta de navegación.

José Carlos Pepe Cancela, la “estrella de Belén”, su generador y arquitecto, derivó ayer en náufrago.

La presión nítida que sobre el Pepe ejerció Víctor Chavarría, un número 13 que despliega clase y pulmón, fue una de las principales razones para este Carmelita 2, Belén 0 en el césped del Morera Soto.

También fue cuestión de estudio, de análisis pormenorizado de los movimientos que, cuatro días antes, había ejercido Belén en el mismo territorio contra Alajuelense, al que arrebató el invicto.

Ayer fue otra historia, esa que escribió el elenco de Guilherme Farinha con el seso, ímpetu y fervor que suelen asumir aquellos equipos que anhelan reinvindicarse.

Nos referimos a la derrota que los verdolagas sufrieron el domingo antepasado, cuando oficiaron de fantasmas ante el Santos de Guápiles (0 a 3). Ayer, fue diferente.

A veces fibra. A veces pilot . Es decir, por un lado influyen el afán y la determinación con que los protagonistas del fútbol se emplean sobre el terreno de juego.

Mas, por el otro, valen el trazo en el pizarrón, el plan estratégico, las piezas del ajedrez, como las movió el equipo local de principio a fin.

En el guión de Farinha primó la intención de generar avances por los costados, sin descuidar los circuitos de creatividad que ligaron Víctor Chavarría, Verny Ramírez, Rooney Mora y Adrián Marrero.

Entre los cuatro cercaron a Cancela y le cortaron los suministros que habían intentado López, Vega y Cordero, en función del charrúa.

Casi siempre fue por la buena; pero también por la mala, como se anuló a José Carlos Cancela, esta vez presionado por Ignacio Quesada. | JOSÉ CORDERO
Casi siempre fue por la buena; pero también por la mala, como se anuló a José Carlos Cancela, esta vez presionado por Ignacio Quesada. | JOSÉ CORDERO

Dos dardos. Un gol en cada mitad resultaron suficientes. El primero se suscitó al 17’. Tras un avance por la izquierda, Mora habilitó a Ángelo Padilla y el goleador derrotó al buen arquero Anthony Vargas.

Y en el segundo lapso, al 68’, Adrián Marrero transportó la pelota desde su zona defensiva, atravesó el sector del círculo grande, midió posibilidades, centró hacia el costado izquierdo del área y desde ahí acertó Frank Zamora. 2 a 0.

A pesar de que el encuentro no fue espectacular, agradó a la vista de los presentes, muy pocos, la mayoría carmelos, quienes disfrutaron con el buen desempeño de los suyos, tanto como con dos o tres tapadas del guardameta visitante.

Si le controlan al Pepe, Belén pierde el rumbo, el norte del juego, su carta de navegación...

No cabe duda, Farinha revisó hasta el cansancio el video de media semana, cuando los belemitas le arrebataron el invicto a la Liga.

Así sorprendió a su colega Breansse Camacho, que lo reconoció con nobleza, al final del cotejo.

La clasificación se torna difícil para Carmelita. Mas, Farinha dice que no se inquieta por eso. “Porque yo solo vivo... juego por juego”.

Etiquetado como: