Ambos jugadores no ocultan su amistad, pero en el duelo de este miércoles, entre Carmelita y Uruguay de Coronado, eso quedará de lado para luchar porque su equipo permanezca en la máxima categoría

Por: Juan Diego Villarreal 19 abril, 2016
Carlos Hernández y Alejandro Alpízar, en el 2002 ganaron el título nacional con Alajuelense. Este miércoles en el Morera Soto serán rivales y disputarán el descenso a la Liga de Ascenso.
Carlos Hernández y Alejandro Alpízar, en el 2002 ganaron el título nacional con Alajuelense. Este miércoles en el Morera Soto serán rivales y disputarán el descenso a la Liga de Ascenso.

Festejaron títulos en el Alejandro Morera Soto, siendo ídolos de la afición Alajuelense.

Sin embargo, hoy el fútbol los pone frente a frente y Carlos Hernández y Alejandro Alpízar, en el mismo escenario donde vivieron momentos de gloria, se medirán este miércoles, a partir de las 8 p.m. con un objetivo muy diferente: evitar el descenso, defendiendo los colores de Carmelita y el Uruguay de Coronado, respectivamente.

No ocultan su amistad, e incluso que se llaman para preguntar por la familia, pero cuando están en la cancha del Morera Soto todo será diferente y cada uno buscará sacar a su equipo de la difícil situación en que se encuentran, pues los coronadeños, con 41 unidades, aventajan en cuatro a los verdolagas a falta de seis puntos en disputa para que se resuelva lo del descenso.

"Me siento muy tranquilo por jugar en la casa donde crecí. Tengo muchas ansias por anotar y ayudar al equipo a salir de la difícil situación en que nos encontramos. Quiera Dios que ojalá esta vez también se pueda celebrar y no sea la excepción", comentó Hernández.

Alpízar, por su parte, recordó: "Viví muchas alegrías en el Morera Soto. En el Carmelita tengo varios excompañeros también, con los cuales vivimos momentos muy buenos, pero ahora es diferente, sé que cada uno va a luchar por el bienestar de su equipo pues es una gran responsabilidad la que nos jugamos", añadió el delantero.

Alejandro y Carlos se conocen desde sus inicios en la Liga, por lo cual su relación va más allá del fútbol, pero esa cercanía se quedará a la orilla de la cancha al luchar cada quien por lo suyo.

"Conozco bien a Alpízar, somos amigos, pero cada uno va a defender a muerte su camiseta. En la cancha somos rivales, pero una vez que termine todo la amistad continuará. Somos profesionales y cada uno sabe todo lo que se juega en este partido", añadió Hernández.

Alpízar no ocultó que en los últimos meses han hablado de todo un poco, desde las situaciones que viven sus equipos y de la preocupación que existe hasta temas familiares.

"Las conversaciones van más por lo personal que lo deportivo. Preguntamos por la familia de cada uno, pero van más enfocados en ese tema, lo demás pasa a segundo plano, aunque sí lo comentamos", contó Alejandro

Para el duelo de esta noche en el reducto alajuelense el Zorro Hernández indicó que deben ir a sacar el resultado a cómo dé lugar, mientras el Matador Alpízar opina que la obligación es de los carmelos al estar en casa, en cambio ellos aún tienen una última oportunidad para salvarse.

"Muchos ya nos daban por muertos, pero estamos más vivos que nunca. Tenemos la confianza que venimos jugando bien, alcanzando buenos resultados y estamos conscientes de que mucha de nuestra permanencia en la Primera División dependerá del resultado ante Uruguay", indicó Hernández.

El coronadeño enfatizó que "por la diferencia de puntos el obligado es Carmelita, nosotros aún tenemos un chance más, pero quisiéramos resolver la situación mañana de una vez por todas. Vamos con la mentalidad de terminar ya con la situación del descenso y estar más tranquilos en la última jornada".