El delantero del conjunto de Jicaral, quien suma 144 tantos en la Liga de Ascenso, aceptó desempeñarse como lateral izquierdo en sus inicios en la máxima categoría con tal de tener minutos en el campeonato

Por: Juan Diego Villarreal 23 mayo
Carlos Barahona suma 20 tantos esta temporada con el conjunto de Jicaral Sercoba.
Carlos Barahona suma 20 tantos esta temporada con el conjunto de Jicaral Sercoba.

El deseo de cumplir su sueño de jugar en la Primera División lo hizo tomar una difícil decisión. Carlos Barahona Chavarría dejó a un lado las celebraciones y su olfato goleador para acomodarse en la banda izquierda como lateral, a pedido del entonces técnico de Ramonense, el colombiano Orlando Restrepo.

Goleador insigne desde las ligas menores en Naranjo, donde arrancó su carrera deportiva, aprendió a defender con el fin de tener una oportunidad. Sin embargo, ese olfato nunca llegó a perderlo, al punto que hoy es el máximo artillero activo de la Liga de Ascenso con 144 goles y es el mejor artillero de Jicaral-Sercoba en la actual campaña, con 20 conquistas.

Es por eso que Barahona anhela salir campeón con el cuadro de la península, cuando este domingo se midan al Municipal Grecia, en el juego de vuelta de la final de la Liga de Ascenso, en el Estadio Allen Riggioni, a las 11 a. m., e intentar demostrar su instinto en la división de honor del fútbol tico.

Los jicaraleños van al frente en la serie, 2-1, por lo que un empate o una victoria les daría el boleto al máximo circuito del balompié costarricense.

"En Ramonense habían delanteros de experiencia como Kervin Lacey, Farlem Ilama, Enoc Pérez y Gustavo Hernández, por lo que el entrenador (Orlando) Restrepo me sugirió jugar como lateral izquierdo, porque no había jugadores en ese puesto. Acepté para tener minutos y así jugué, incluso le anoté un gol al Santos de Guápiles desde esa posición", recordó Barahona.

El oriundo de Naranjo jugó en esa demarcación en cuatro torneos, tres con los poetas y uno con el Municipal Liberia, aunque la idea de jugar como delantero nunca se apartó de su mente.

Aunque logró el ascenso con Ramonense en 2011 y Liberia en 2013, nunca se le dio la opción de jugar como delantero, el puesto en el cual destacó, por lo que volvió a la segunda categoría.

En la Liga de Ascenso, Barahona demostró todo su potencial, empezó a sumar dianas en su paso por Naranjo, Asociación Deportiva Guanacasteca, Ramonense, América, Municipal Grecia, Jicaral e incluso probó suerte en el Alianza de Panamá.

"Siempre estuve en equipos que pelearon el ascenso y marqué bastantes goles, pero lastimosamente nadie se ha fijado en mí o me dio una oportunidad. Hoy a pesar de mi edad confío en poder lograr mi tercer ascenso, tener un cierre de carrera en la Primera División y demostrar mis condiciones en un puesto en el que me siento bien", expresó Barahona, de 33 años.

El ariete jicaraleño confesó que no es fácil jugar en Segunda, pues es un fútbol de más choque, en el que impera la fuerza y el coraje, no obstante aún así logró sobresalir y sus 144 anotaciones lo evidencian.

El corpulento delantero tiene claro que no será fácil imponerse el domingo en la final ante los griegos y aunque tienen una ventaja (2-1) aseguró que el duelo será muy complicado.

"Será un partido reñido, muy duro, pero somos un equipo aplicado. Sabemos cuáles son nuestras virtudes y trataremos de sacarles provecho. Tenemos que hacer un partido muy inteligente y ser muy ordenados en nuestras líneas porque Grecia es un equipo de mucho respeto", indicó Barahona.

Etiquetado como: