Por: Cristian Brenes 26 junio, 2016
Claudio Bravo (izquierda) detuvo el cuarto penal de Argentina a Lucas Biglia (derecha). | AFP
Claudio Bravo (izquierda) detuvo el cuarto penal de Argentina a Lucas Biglia (derecha). | AFP

No anota goles, pero los para y su actuación de ayer da para ponerse de pie, aplaudir y simplemente decir: ¡Bravo, Chile!

El guardameta de la Roja se tomó muy en serio su rol de capitán, cargó con el equipo y apareció cuando solo quedaba él para soportar los embates de Argentina, tanto en el tiempo regular y en el alargue, como en los lanzamientos de penal.

Si bien es cierto, las portadas de los principales medios de comunicación deportivos del mundo tendrán a Lionel Messi como el gran villano de la noche, es imposible no destacar al héroe en la final de la Copa América Centenario.

Claudio Bravo (verde) levantó la Copa América Centenario. | AP
Claudio Bravo (verde) levantó la Copa América Centenario. | AP

Poco más se le puede pedir a un Claudio Bravo que voló a un ángulo para desviar un cabezazo de Sergio Agüero que llevaba destino de gol en el minuto 104 y en el cuarto cobro desde los 11 metros de la Albiceleste, que adivinó con sobrada facilidad, para concretar el bicampeonato.

El arquero del Barcelona incluso se llevó el guante de oro por su actuación a lo largo del certamen, consumando así un año dorado con su selección, ya que hace menos de un año también tapó un penal contra el mismo rival en la ronda decisiva, a Ever Banega, y terminó levantando la Copa.

Bravo destacó la entrega y el aporte de sus compañeros por sobre lo hecho por él y se enfocó en la confianza que tuvieron de principio a fin para sacar el juego.

“Nos hemos pelado la piel por esto, coronar así nos llena de felicidad. Nunca bajamos los brazos, siempre creímos en nosotros y este es el resultado de un trabajo sacrificado”, aseguró el meta.

Claudio agregó que a partir de ahora Chile se ganó un respeto distinto y por eso apuntan a más.

“Nos sentimos como un equipo grande. Somos una selección potente, incómoda y que no se rinde nunca”, señaló.

El arquero también tuvo palabras para sus compañeros de equipo, Messi y Javier Mascherano, de quienes dijo “han hecho un torneo espléndido, hay que quedarse con eso”.