El técnico de Alajuelense asegura que los cuatro partidos restantes, los utilizará para terminar de analizar quiénes se quedan en el equipo, quiénes se van y qué necesita contratar.

Por: Fanny Tayver Marín 25 marzo
Benito Floro minutos previos al partido ante Belén, que perdió la Liga 0-1 en casa.
Benito Floro minutos previos al partido ante Belén, que perdió la Liga 0-1 en casa.

–¿Qué explicación le da al aficionado de un Alajuelense que no supera un 40% de rendimiento, décimo jugando como local, con gol diferencia negativo...?

–Una explicación para convencer a quien no ha venido al estadio, no la voy a dar, porque no la existe. A quien ha venido, si hay un partido que pueda resumir esta etapa es este.

–Con la Liga prácticamente eliminada, ¿cómo le cambia el panorama para los últimos cuatro partidos?

–Es evidente que se cumplió una etapa y que desde este momento empieza otra: la construcción del equipo que queremos tener. Hay que sacar lo mejor para calibrar a los que vienen de abajo, quiénes pueden dar un poquito más de rendimiento. Estos chicos son gente trabajadora y honesta, pero en algunos habrá desaciertos y un nivel que no corresponde al requerimiento.

–La afición se metió con usted. ¿Ha pensado en dejar la dirección técnica y quedarse solo con la gerencia.

–A ver... los dos cargos en los que he sido contratado están muy de acuerdo con lo que la dirigencia quiere. Estos chicos dan todo lo que tienen, manejan el partido, crean múltiples ocasiones de gol, pero hay ciertos niveles de competitividad que hay que darlos. Algunos lo pueden dar, pero no todos. Empieza una etapa diferente, sacaremos conclusiones y formaremos el equipo que la afición necesita y requiere. Tenemos el convencimiento de que lo vamos a lograr.

–¿En los cuatro partidos que faltan los jugadores se juegan una oportunidad para seguir el equipo o usted ya sabe lo que puede dar cada quién?

–La experiencia determina que en los momentos tristes como estos, más a la imposibilidad de clasificar, lleva a perder la brújula si no se tienen las ideas claras. No se puede tirar todo. Esto no es fácil, no se puede construir una casa, un equipo de la noche a la mañana; por eso digo que estos dos meses y medios son una piedra de toque para a partir de ahí saber qué nos interesa contratar y que nos interesa conservar. Si iniciamos este torneo sin un poco de pretemporada, sin los internacionales, con las lesiones y hemos estado cerca en algunos partidos, pues indudablemente con el equipo compacto hubiéramos hecho una clasificación mucho mejor.

–¿Cómo está anímicamente el equipo?

–No me gusta ser mentiroso. Le he dicho a los jugadores lo que iba a decir (a la prensa). Se les puede reclamar más competitividad, un poco más calidad, pero no se les puede reclamar que no estén dando todo lo que tienen. Lo están dando. Hay cosas positivas que hay mantener y otras que aún siendo positivas en la entrega y todo eso, lamentablemente no alcanzan el nivel que corresponde a este club.

–¿Esperaba un torneo tan decepcionante?

–Si se tiene que hacer un resumen de cómo se ha llegado, pues es repetir, se hablado mucho de eso. Estos chicos han merecido más puntos de lo que tienen. Ya le hemos dado muchas vueltas a eso. Hay que acabar los partidos que quedan con mucha intensidad y a partir de ahí ver qué posibilidades tenemos de armar equipo.

–Sigue el clásico contra Saprissa. ¿La dará más oportunidad a los jóvenes para que se enfrenten a una prueba de fuego?

–Vamos a ver... A los jugadores les he comentado que aunque no tengamos opciones no significa que haremos probaturas. Los chicos los vamos usar, dos o tres jóvenes, pero vamos a salir a competir. No vamos a quitar futbolistas. Vamos a salir a competir.

–¿Cuáles son las líneas que debe reforzar para el próximo torneo?

–Lo acabo de explicar. Tengo una plantilla que está luchando, que está dando la cara. Hay que hacerlo sin precipitación, porque ahí es donde se cometen los errores. Tenemos un tiempo suficiente, para decidir a quiénes vamos a quitar y quiénes van continuar, armar un equipo para que en el próximo si no lo hacemos como debemos, ahí sí pensar que nos hemos equivocado.

- ¿Qué fortalezas y qué debilidades ha detectado?

Debes entender que lo que yo crea lo debo decir adentro y no afuera. Aquí estoy tratando de explicar que tenemos que hacer un equipo más competitivo.