El equipo inicia proceso para volver a ser asociación deportiva

 13 septiembre, 2015

Cartago

José Rafael ‘Fello’ Meza
José Rafael ‘Fello’ Meza

La asamblea del Cartaginés acordó pedirle a su expresidente José Luis Rodríguez que quite la anotación de embargo que le interpuso al Estadio "Fello Meza", porque sería una de las acciones que permitirían enfrentar las deudas millonarias del club.

Así lo confirmó el vicepresidente brumoso, Carlos Loría, quien dijo que ese embargo es una traba a la hora de ir a un banco en busca de un préstamo para compromisos urgentes de honrar.

En dicha asamblea, Loría propuso una fusión del proyecto económico de la junta directiva, con el grupo Sendero Azul, para conjuntamente iniciar una recuperación económica a corto y mediano plazo.

Con ello se dejó por fuera, al Grupo Rivera, que pretendía la administración brumosa, y había ofrecido tres millones de dólares, para adquirir el equipo por l0 años.

"El grupo Rivera no ofrecía garantías de la inversión, por lo que la asamblea que tuvo que ir a dos votaciones para elegir, en la segunda se inclinó apabullantemente por la tesis nuestra", expresó Loría.

También, en esta asamblea, surgió el acuerdo de formar una comisión, para que analice las posibilidades legales de que el Cartaginés vuelva a ser asociación deportiva, y no sociedad anónima, como desde l999 es, lo que fue una solicitud de Sendero Azul.

"La comisión nos rendirá un informe, sobre sí es factible la transformación, y si fuera así, haríamos el cambio", dijo el vicepresidente Loría.

Entre los próximos tres meses, Sendero Azul girará 603 mil dólares para compromisos económicos fuertes, lo que será un préstamo blando, a pagar en tres años, también se contempla la creación de un fideicomiso, para manejar un financiamiento ya sea de la banca estatal o privada, donde el estadio, propiedad valorada en tres mil quinientos millones de colones, sería la garantía.

Asimismo, la asamblea aprobó, que cada accionista pague 200 colones, por cada título valor, en el último trimestre de este año, para inyectar dinero fresco a la institución.

Los accionistas del Cartaginés no pagaron nada por las acciones concedidas cuándo el equipo se volvió sociedad anónima.

El aporte de Sendero Azul, del Grupo Macaya, tiene orígenes sentimentales, ya que su dueño es nieto de uno de los fundadores del Club Sport Cartaginés, en l906.