25 agosto, 2014

Limón Saprissa volvió a robarle minutos al reloj para dejarse una victoria en el epílogo del partido.

Ayer el artífice del último golpe fue Ariel Rodríguez, quien marcó al minuto 94’ y dejó a la Tromba del Caribe tendida sobre la gramilla del Juan Gobán.

Rodríguez, quien entró al 70’ por Carlos Saucedo, fue un revulsivo para la causa morada, que ayer salió avante de Limón.

“Es un triunfo que demuestra que estamos para grandes cosas. Nosotros siempre queremos ganar y estamos mentalizados desde el primer hasta el último minuto”, destacó Rodríguez, tras finalizar el compromiso.

Los morados Shaquille Jiménez (izq.) y Daniel Colindres (der.) disputan el balón con el limonense, Joseph Centeno. Ayer Saprissa logró un sufrido triunfo en la gramilla del Juan Gobán, en un duelo cargado de goles. | LUIS NAVARRO.
Los morados Shaquille Jiménez (izq.) y Daniel Colindres (der.) disputan el balón con el limonense, Joseph Centeno. Ayer Saprissa logró un sufrido triunfo en la gramilla del Juan Gobán, en un duelo cargado de goles. | LUIS NAVARRO.

El héroe del epílogo corrió hacia la banca para celebrar junto al resto de jugadores del Saprissa, un tanto dedicado a su compañero Manfred Russell, quien está de luto, tras el fallecimiento de su madre, Hortencia Russell.

“Creo que eso es una característica que tiene Saprissa, que somos una familia dentro y fuera de la cancha. El gol se lo dedico a mi amigo Manfred Russell para mandarle todas las energías positivas”, destacó Rodríguez.

Por su parte, el entrenador Rónald González destacó la mentalidad ganadora de sus pupilos a la hora de buscar el resultado.

“Bien se pudo cobrar el córner para mantener la posición en la esquina, pero el equipo demostró que lucha contra la adversidad y buscó la victoria, el duelo de ayer fue muy complicado, Limón fue un gran rival.”, destacó González.

La cábala morada. Tanto el técnico como Ariel Rodríguez le bajaron el tono a la llamada Saprihora, término que se frecuenta cuando el Monstruo anota el gol del triunfo en los últimos minutos, y explicaron que eso se debe a la intensa concentración de todos sus jugadores durante los 90 minutos.

“Creo que la Saprihora es una cábala de la gente. Nosotros entrenamos durante toda la semana para ganar los partidos y hay que estar mentalizados todo el tiempo”, manifestó Rodríguez.

“Nosotros no planificamos los partidos para ganarlos al final. Yo apelo al cómo jugaron los muchachos. Nosotros no nos dejamos vencer ante la adversidad. Marvin Angulo y Daniel Colindres tomaron la iniciativa de cobrar un córner doble y por dicha ahí estaba Ariel, quien tiene un olfato goleador diferente”, explicó el timonel.

Con el resultado, Saprissa se mantiene en la punta de la tabla de posiciones del Torneo de Invierno 2014 con nueve unidades, eso sí, tiene un partido de más que el resto de sus perseguidores inmediatos.

Ahora, con una preocupación menos y con la motivación al tope tras un triunfo agónico, los morados preparan su artillería para recibir al Real Estelí de Nicaragua, mañana en la segunda fecha del torneo de la Concachampions .