16 junio, 2015

LA SERENA, Chile. ap Tras un opaco debut en Copa América, Argentina llega al clásico del Río de la Plata en busca de una bocanada de aire que solo le puede dar un triunfo contra Uruguay.

Edinson Cavani reconoció ayer el estadio La Portada. | AFP
Edinson Cavani reconoció ayer el estadio La Portada. | AFP

La Albiceleste no dejó una buena imagen ante Paraguay, luego de empatar en un choque que ganaba 2 a 0, por lo que tiene prohibido fallar hoy a las 5:30 p. m., cuando enfrente al actual campeón del certamen, o de lo contrario complicaría sus aspiraciones por clasificar.

La presión es notoria en un equipo que llegó como favorito con Lionel Messi a la cabeza, pero al menos en el inicio dejó muchas dudas y no le será sencillo despejarlas en un clásico, ya que los charrúas aseguran que no regalarán ni un centímetro.

“Para nosotros el partido es muy importante por la clasificación, pero además es un clásico que significa mucho para nosotros. Vamos a ir con muchas ganas y mucha determinación”, señaló el técnico Óscar Tabárez.

La Celeste tampoco convenció en su debut, tras imponerse 1 a 0 ante Jamaica, no obstante, dicen haber detectado los fallos y estar listos para mostrar una mejor cara ante un rival exigente.

“Estamos muy preparados para enfrentar a un rival dificilísimo. Tenemos nuestras propias expectativas y tras el primer partido sabemos las cosas que debemos repetir y las que se necesitan eliminar”, dijo Tabárez.

Por su parte, en el combinado argentino prefieren bajarle las revoluciones a un choque que catalogan como importante, pero no vital para avanzar.

“Nuestro objetivo es clasificarnos. Lo decisivo empieza mucho más adelante. Es un clásico, un rival de muchísima categoría, pero no lo vivo como si estuviésemos jugando un cuarto de final o una semifinal”, dijo el técnico de la Albiceleste, Gerardo Martino.

Martino agregó que pese al rival, saldrán con la mentalidad de ofender de principio a fin.

“Con los jugadores que tenemos, me da pena ser defensivo ”, señaló el timonel.