Sin Cordero ni Guevara, Benito Floro espera sorprender y puntuar en el Tiburcio Carías

Por: Fanny Tayver Marín 3 agosto
Alajuelense reconoce la cancha del Estadio Tiburcio Carías Andino de Tegucigalpa, previo al juego ante Olimpia.
Alajuelense reconoce la cancha del Estadio Tiburcio Carías Andino de Tegucigalpa, previo al juego ante Olimpia.

Tegucigalpa, Honduras.

En España dirían: Benito Floro “quiere el oro y el moro”, puntuar esta noche en Honduras y presentar su mejor equipo ante el Santos, el domingo a las 11:30 a. m. Lo intentará con la arriesgada apuesta de prescindir de sus dos volantes estelares ante el Olimpia.

Su formación, de paso, presenta un acertijo para el técnico Carlos Restrepo, rival de hoy a las 6 p. m. por la Liga Concacaf. El colombiano espió hace 15 días a una Liga que ganó 3 a 0 su amistoso ante el Motagua, con goles de Allen Guevara y José Luis Cordero incluidos.

“Tanto Chama (José Luis Cordero) como Guevara son futbolistas muy creativos y los necesito el domingo contra Santos de Guápiles y no es lo mismo jugar este partido y regresar viernes, cuando ellos jugaron el domingo”, explicó el técnico manudo, consultado al respecto en Honduras.

El timonel se expresa con la seguridad de tener otras cartas para sacar la tarea en Honduras. No sería de extrañar, por ejemplo, un ataque encabezado por Jonathan McDonald, delante de Michael Barrantes, Pablo Gabas y Din John Arias, con un par de contenciones a sus espaldas.

Con unos o los otros, la misión alajuelense es traerse un resultado que le permita rematar la serie en La Sabana, el próximo jueves 10 de agosto a las 8 p. m.

“Estamos listos para jugar contra Olimpia”, expresa Jonathan McDonald, quien bosqueja las diferencias opciones que tienen para sacar un buen resultado. “Depende de lo que el profesor quiera, si quiere un partido más reservado, saliendo a la contra, o salir nosotros a dar sorpresa, a presionar, a jugarles. Esto se analizará”.

Historia reñida

Según las estadísticas de Gerardo Coto, Alajuelense y Olimpia se han enfrentado en 34 ocasiones, con 12 triunfos de los rojinegros, nueve para el club catracho y 13 empates. De esos cotejos, diez han sido por Concacaf, con cuatro victorias para cada equipo.

“No es la primera vez que jugamos series de muerte súbita, debemos tener tranquilidad en el primer juego. Si se pudiera salir ganando, sería genial, pero hay que ser inteligentes. Los hondureños en su casa son muy emotivos en los primeros minutos”, destacó Mac.

Él considera que los erizos no deben salir muy ansiosos por querer presionar y atacar, porque correrían el riesgo de quedar en un mano a mano atrás, ya que Olimpia también tiene jugadores importantes.

“Yo he ido a jugar muchos partidos en Honduras y son muy desgastantes, de mucha marca, de no claudicar”, añade Pablo Gabas. “Vamos a jugar contra un rival que se armó bien, con un técnico que nos conoce, que nos ha venido a ver varias veces a Costa Rica y vamos a aprovechar para hacer un buen partido en Honduras y cerrar la serie en Costa Rica”.

Kenner Gutiérrez coincide con sus compañeros: “Tenemos hacer un partido inteligente, estos juegos son cerrados, no te regalan espacios y hay que ser muy contundentes, las que queden tratar de anotarlas, traerse el cero atrás”.

El defensor, a quien Benito Floro transformó en volante, piensa que si Alajuelense saca un empate en Honduras, no estaría nada mal.