Por: Eduardo Baldares 26 mayo, 2015

El Team es un ejemplo de tesón, un elenco que, como Andrey Amador, nunca claudica. Aunque el huracán le pegue en la cara, no se cae, no se detiene, siempre camina, cueste lo que cueste.

Así, se levantó del 6-0 en México y del 4-0 en Alajuela; Wright reconoció que estaba “embotado” y le dio las riendas a un ganador nato, un técnico, mago, psicólogo especialista en series a visita recíproca, Odir, y alzó la 24 sorteando terribles contratiempos: el tempranero gol de Ortiz, el impune penal contra Mora, el tanto de Venegas en tiempos extra, la legítima anotación invalidada a Myrie, ¡el penal de la muerte que Moreira convirtió en vida!

Aunque los detractores del actual sistema de campeonato afirman que lo justo sería que ganase el cuadro con más puntos, eso solo valdría si fuese todos contra todos a dos vueltas. Pero no. Entonces, un club puede preparar su curva de rendimiento para alcanzar el pináculo al final, de menos a más, dosificándose en fase regular tan solo para clasificarse entre los cuatro primeros. Y luego apretar en el sprint , al estilo de Amador cuando cierra sus etapas en el Giro. Poéticamente, Andrey y el Team compartieron merecidos honores en la portada dominical de La Nación .

Además, tómese en cuenta el factor Concacaf.

Es imposible saber cómo habría quedado la tabla general sin el torneo regional de por medio, porque los tres cuadros ticos participantes practicaron diferentes estrategias para llegar lo más lejos posible en ambas contiendas. Alajuelense rotó en exceso (y sufrió para clasificar). Saprissa rotó poco y avanzó sobrado (¿eso generó cansancio y/o lesiones?), mientras que Herediano se dosificó mejor, haciendo híbridos en campeonato nacional que le permitieron clasificarse tercero, relativamente tranquilo, y llegar fuerte a semifinales y final, con pulmones y ritmo. Fue más inteligente. Punto.

Este Herediano del Verano 2015 soportó burlas, memes crueles, despiadados y, al estilo de Melissa Mora, que entre más la critican en redes sociales más éxitos cosecha, hoy se ríe de los (as) envidiosos (as) desde arriba, en lo más alto, con la bandera rojiamarilla ondeando en todos los estadios del país, le duela a quien le duela. ¡Felicitaciones al justo campeón!