Por: Cristian Brenes 13 febrero, 2015

Alejandro Gómez, portero del Cartaginés, pasó una noche terrible luego de recibir seis anotaciones en un solo partido, por primera ocasión en su carrera.

Por eso, el 11 de febrero del 2015 será imposible de olvidar para el joven arquero, tras los dardos de Alajuelense.

Gómez vivió una pesadilla de la que nunca pudo despertar en el Morera Soto y, pese a que en ninguno de los goles tuvo responsabilidad directa, no escondió el enojo y la impotencia que sintió.

“Uno se siente molesto y desilusionado porque nunca me habían hecho tantas anotaciones. Recibir tantos goles es frustrante para un portero y más al ver que no puede hacer nada”, manifestó el guardameta blanquiazul.

Su pasado en Alajuelense y la forma en la que los erizos lo desecharon hizo que la goleada del miércoles lo golpeara aún más.

“Pasé una noche muy difícil. Uno nunca quiere recibir tantos goles y menos contra la Liga por los antecedentes con ellos, pero soy fuerte mentalmente y sé que esto me va a ayudar a madurar y a seguir creciendo” dijo Gómez.

Gómez (izq.) le gana un balón a McDonald (der.). | LUIS NAVARRO
Gómez (izq.) le gana un balón a McDonald (der.). | LUIS NAVARRO

Sobre las palabras del técnico Enrique Meza, quien señaló que sus jugadores tuvieron miedo, Alejandro negó por completo que eso se diera. Atribuyó el mal resultado a las desconcentraciones y los errores que cometieron.

“En lo personal no siento que tuviéramos miedo en ningún momento. Lo que se dio fue que la Liga supo aprovechar nuestros errores. Hoy (ayer) hablamos claro y nos dijimos las cosas como debían de ser”, añadió el portero.

Sobre la posibilidad de perder el puesto por el resultado, Gómez se limitó a señalar que su mentalidad es seguir como titular y será el técnico quien decida si lo manda al banquillo o lo mantiene.

“Todos los días trabajo para ser titular. Siempre me veo titular aunque después sea diferente”, finalizó el cancerbero del Cartaginés.