Alejandro Alpízar con dos asistencias y un gol encarriló la victoria lechera

Por: Ferlin Fuentes 23 marzo, 2015
El arquero carmelo Olger Ruiz (izquierda) intentó detener el remate del atacante uruguayo Joshua Díaz (9). | JONATHAN JIMÉNEZ
El arquero carmelo Olger Ruiz (izquierda) intentó detener el remate del atacante uruguayo Joshua Díaz (9). | JONATHAN JIMÉNEZ

Alejandro Alpízar fue el responsable de arrodillar y propinarle el tiro de gracia a la Asociación Deportiva Carmelita.

El Matador es el titiritero del ataque aurinegro, todas las acciones de peligro pasan por las experimentadas piernas de un jugador que se sabe de memoria lo que hace en el terreno.

Alpízar fue el rival que más daño le hizo a un equipo Carmelita que manejó las acciones en buena parte del partido, pero sin contundencia.

El ritmo lo puso con dos asistencias y un gol. Primero fue un pase magistral entre la zaga para que su compañero Joshua Díaz colocara el 0-1 al 32’.

El rival despertó y cuatro minutos después Víctor Chavarría pegó un cabezazo certero en una jugada de tiro libre para empatar la pizarra.

El festival del atacante aurinegro apenas comenzaba. Alpízar hizo alarde de su astucia y sacó a flote la inocencia del portero verdolaga Ólger Ruiz.

Al 39’, el cerebro del Uruguay de Coronado sacó un remate de pierna derecha desde un tiro libre pegado a la línea de fondo cuyo balón se filtró entre el portero y el primer palo.

La estocada final llegó al 67’, el 10 coronadeño lanzó un pase preciso desde la táctica fija a la cabeza del volante Kevin Cunningham, quien con buena técnica no desperdició el manjar enviado por su compañero para el 1-3.

El Uruguay de Coronado sigue su paso en busca de evadir los problemas del descenso en la tabla general. Sin embargo, el buen Torneo de Verano le permite ilusionarse con buscar los puestos de clasificación.

Por su parte, los verdolagas no logran encontrar la estabilidad en materia de resultados. Hace una semana frenaron la racha de seis partidos sin ganar y ahora vuelven a los pasos de la derrota.

Alejandro Alpízar reafirma que el fútbol es para quien tiene condiciones, para el que pone primero a jugar la cabeza que las piernas. De la mano del Matador, Uruguay sigue de buenas.