Los manudos empezaron ganando 2-0, pero luego los visitantes recuperaron terreno

Por: Fiorella Masís 2 septiembre
Álvaro Aguilar festeja una de sus anotaciones ante Pérez Zeledón.
Álvaro Aguilar festeja una de sus anotaciones ante Pérez Zeledón.

En un partido emocionante, pero lleno de errores defensivos en ambas áreas, Alajuelense y Pérez Zeledón empataron 3-3 en el Morera Soto.

Malas salidas, balones despejados a medias, un autogol y marcas perdidas reinaron en dos clubes que nunca renunciaron al ataque.

Para la Liga llegó a ser un juego que se le acomodaba temprano, pero la insistencia rival daba evidencia de que faltaba mucho por jugar.

Y así fue. Los visitantes se negaron a morir, incluso cuando estaban perdiendo por dos goles y el reloj apenas marcaba ocho minutos.

El duelo fue un ida y vuelta, no se le puede achacar falta de ocasiones en ofensiva; sin embargo, las desatenciones fueron la regla sobre la cancha.

Tan opuesta fue la Liga en ofensiva y defensa que Álvaro Aguilar, con malos despejes en los primeras aproximaciones de Pérez, fue la figura del cotejo, con un doblete.

El zaguero se sumó al ataque en dos tiros de esquina y aprovechó la pésima —nula— marca de los sureños para concretar los tantos, en el 4' y 8'.

Todo era alegría en el banquillo manudo, pero eso no hacía desaparecer las imprecisiones en la zona de retaguardia.

Quedó en mayor evidencia cuando Josué Mitchell remató dentro del área y en su intento por despejar, Jonathan McDonald hizo autogol (24').

El delantero tuvo para vengarse y darle tranquilidad a su club, pero envió un cabezazo al cuerpo de Bryan Segura.

Poco después, Pérez aprovechó de nuevo los huecos en el medio campo local y con una transición llegó al área para anotar con un doble remate de Sánchez, en el 49'.

Allen Guevara fue el revulsivo que parecía llevar a la Liga a la victoria. Su gol en el 82', tras otro falló de la defensa rival, estuvo cerca de darle el triunfo a los rojinegros, pero en el 90'+1 Jeikel Venegas silenció el Morera Soto con un 3-3 definitivo.

Previo al empate, el central Andrey Vega le anuló un gol a Álvaro Aguilar en un tiro de esquina; al parecer durante el centro el balón salió de la cancha.