Alajuelense fue un desorden casi todo el partido y las que tuvo no las pudo anotar

Por: Johan Umaña V. 11 marzo, 2014
Álvaro Sánchez intenta un remate ante la hermética defensa panameña. El manudo entró en el complemento a tratar de romper el cero. | CARLOS BORBÓN
Álvaro Sánchez intenta un remate ante la hermética defensa panameña. El manudo entró en el complemento a tratar de romper el cero. | CARLOS BORBÓN

Alajuela. El ímpetu manudo se fue convirtiendo en ansiedad a medida que el Árabe Unido supo mostrar oficio y capacidad para defenderse y desarmar el ritmo de juego de la Liga.

Se trató del típico partido en el que el local empieza rugiendo, como para engullirse al rival. Mas eso fue todo: buscar comerse muy atolondradamente el partido.

Ese vértigo se fue complicando conforme avanzaba el reloj y no encontraba el gol para controlar el juego y la serie.

Fue un destello, un jugadón de balón dominado de esos que cambian el destino para un lado u otro. Rónald Matarrita la inició por izquierda, Jerry Palacios fue prolijo en el pivoteo y Jonathan McDonald la tuvo para abrir el marcador. Era apenas el minuto ocho y si el portero Miguel Lloyd no la saca al tiro de esquina el encuentro hubiera sido otro.

Fue la tercera desperdiciada en el amanecer del juego y en lugar de acabar de intimidar a la visita, sirvió para ir calmando los nervios de los canaleros.

De repente Matarrita y Johan Venegas ya no humillaban con tanta facilidad al lateral Ángel Patrick, el contención Leslie Heraldez se empoderó y los delanteros Humberto Ward y Abdiel Arroyo mostraron ser dinamita con la pelota en los pies.

Las cosas se igualaron en un primer tiempo en el que Alajuelense fue perdiendo fuelle y bajando ritmo. Dejó, por así decirlo, que el Árabe se le acomodara con tranquilidad en la cocina e hiciera lo que quisiera en su morada.

La fórmula fue un incansable pulmón azul y la vieja estratagema de provocar y fingir faltas.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

El bloque y entrega del Árabe acabaron de alimentar el caos manudo. El partido pedía un organizador, alguien que le metiera ideas al ímpetu rojinegro. Pero el entrenador Óscar Ramírez no lo vio así y decidió ir con todo al ataque. Acabó de avivar la hoguera con el ingreso de Álvaro Sánchez y Allen Guevara. Pequeños, rápidos y habilidosos, las suplentes tenían que abrir espacios y enloquecer panameños.

Caso contrario, fueron ellos los que se sumaron a una locura de juego que chocaba, una y otra vez, con el muro azul visitante.

No ayudó la miopía del permisivo árbitro Roberto García, quien se hizo de la vista gorda y no pitó penal cuando Fidel Caesar detuvo con la mano un centro de Palacios, al 67’.

Ingresó José Guillermo Ortiz y él sí supo llevar la bola como se debía, pegadita al pie.

Volvieron el vértigo y las ideas. Johan, Palacios, Sánchez, el mismo Ortiz... Perdonaron y ahora el viaje a Panamá no será tan alegre como antes lo planeaban.

Alajuelense 0-Arabe Unido 0

Alajuelense: Patrick Pemberton 6; Kenner Gutiérrez 6, Kevin Sancho 5, Porfirio López 6; Ariel Rodríguez 6, José Salvatierra 6, Rónald Matarrita 6, Osvaldo Rodríguez 5, Johan Venegas 5; Jonathan McDonald 6 y Jerry Palacios 6. D. T.: Óscar Ramírez. Cambios: Álvaro Sánchez 5 (Matarrita, al 59’), Allen Guevara 6 (Sancho, al 64’) y José Guillermo Ortiz 6 (O. Rodríguez, a 76’).

Árabe Unido: Miguel Lloyd 6; Fidel Caesar 6, Rigoberto Nino 6, Jean Carlos Cedeño 6, Ángel Patrick 6, Luis Fraiz 6; Leslie Heraldez 6, Abdiel Macea 5, Yoel Bárcenas 7; Abdiel Arroyo 6 y Humberto Ward 5. D. T.: Jair Palacios.Cambios: Daniel López 5 (Ward, al 74‘), Enrico Small - (Arroyo, al 87’) y Joseph Cox - (Barcenas, al 90‘).

Goles: No hubo. Árbitro: Roberto García (México) 4, quien fue asistido por José Luis Camargo y Alberto Morín, en las líneas, y Paul Delgadillo, como cuarto árbitro. Estadio: Alejandro Morera Soto, de Alajuela, 8:05 p. m. El partido de vuelta será el jueves 20 de este mes en Panamá.