Se volvió común que más de un curioso se estacione a la orilla de la carretera para presenciar las prácticas de la Liga

Por: Fanny Tayver Marín 29 junio
Diego Mesén y Bryan Jiménez en el Centro de Alto Rendimiento en Turrúcares.
Diego Mesén y Bryan Jiménez en el Centro de Alto Rendimiento en Turrúcares.

Alajuela

Durante el torneo pasado, todas las prácticas de Alajuelense fueron a puerta cerrada en el Estadio Alejandro Morera Soto.

Inclusive, solo un día por la tarde se le dio a la prensa la oportunidad de capturar imágenes, por apenas 15 minutos, mientras los jugadores se preparaban para calentar.

Las cosas cambiaron y ahora los entrenamientos de los rojinegros son el Centro de Alto Rendimiento en Turrúcares.

Cuando crecía la primera cancha híbrida de ese complejo, llamaba la atención de los curiosos, pero ahora, cuando el primer equipo de la Liga está ahí, atrapa más miradas.

Desde la Ruta 27, en el sector de Siquiares, se puede ver al equipo de Benito Floro en acción y ya es común que a diario, más de un curioso estacione su vehículo para presenciar la práctica matutina o vespertina.

Quien lo hace, por lo general se toma su tiempo y hasta observa cuando finaliza el entrenamiento.

"Es bonito, hay gente que a veces llega, paran, ven el entrenamiento y hasta aprovechan para después de la práctica solicitar alguna foto o una firma, es algo bonito para nosotros", comentó el defensor Jameson Scott.

José Luis Cordero dice que desde que se entrena en Turrúcares no le molestan las rodillas.
José Luis Cordero dice que desde que se entrena en Turrúcares no le molestan las rodillas.

De todo lo que les gritan a los jugadores desde la carretera, la frase "vamos Liga" gana por goleada.

Sin embargo, los simpatizantes de otros equipos tampoco se quedan callados y lanzan algún insulto.

"A veces pasan diciéndole cosas a uno, lo tomamos de buena forma, nosotros tenemos que concentrarnos en el trabajo nuestro y es lo que estamos tratando de hacer", citó el zaguero.

Contó que durante estas prácticas de pretemporada, los manudos tratan de aprovechar cada entrenamiento al máximo para mejorar.

"Nos estamos enfocando en la parte táctica, después de la parte física que hemos realizado".

Los jugadores que estaban acostumbrados a que nadie los viera en el día a día, ya sienten normal que siempre haya alguien observándolos.

Además, la cancha híbrida de Turrúcares no los deja de impresionar, al ser 90% natural y 10% sintética.

"Es mucha la diferencia, se siente muy bien, los dolores en los pies desaparecen un poco, aquí en el estadio cuando estaba la sintética era más duro el impacto y afectaba más las rodillas y los tobillos, pero ahora es una belleza la cancha. Como jugadores somos privilegiados de poder disfrutar de esto y ahora estamos tratando de aprovecharlo al máximo".

La curiosidad también se apodera los propios futbolistas y ellos son testigos del avance de la gramilla híbrida en la casa de la Liga.

"Es una alegría, uno desde que entra se asoma por la puerta y ve la gramilla como va día a día progresando, uno siente esa alegría, esa felicidad, esas ganas de querer como que ya esté, pero hay que esperar, todo lleva su debido proceso y estamos ilusionados con lo que va a ser la nueva gramilla".

Sin embargo, aún tienen que esperar, porque la fecha para que ese césped ya se pueda utilizar es el 15 de agosto.

Alajuelense se fogueará el domingo, a las 4 p. m., contra el Árabe Unido de Panamá.

El partido será en el Estadio Eladio Rosabal Cordero.