Los morados están anuentes a que el clásico siempre se juegue domingo 13

Por: Johan Umaña V. 28 marzo, 2014
David Ramírez (Saprissa) y Porfirio López (Alajuelense) luchan por el bálon en una escena del clásico que finalizó 4-4, el 22 de setiembre pasado en el Estadio Nacional. Ese día asistieron 32.109 personas.
David Ramírez (Saprissa) y Porfirio López (Alajuelense) luchan por el bálon en una escena del clásico que finalizó 4-4, el 22 de setiembre pasado en el Estadio Nacional. Ese día asistieron 32.109 personas.

Alajuelense le pidió ayer a Saprissa que deje el clásico para el domingo 13 de abril, de manera que no le acabe de complicar lo que de todas formas será una pesada semana de tres encuentros.

Pase lo que pase, la Liga jugará en un máximo de seis días el partido de vuelta de las semifinales ante el Toluca (martes 8 de abril), el duelo ante el Cartaginés (jueves 8 de abril) y el clásico nacional. La diferencia está entre tener dos o tres días entre el juego contra brumosos y la visita a la Cueva.

Una semana brutal si se toma en cuenta que el conjunto rojinegro volverá de México el miércoles 9 de abril, apenas un día antes de recibir a los brumosos.

Dirigencias amigas. Ayer los directivos le bajaron el tono al asunto. Los morados dijeron que no actuaron de forma insidiosa al adelantar el partido y los manudos dijeron que les creen.

Jeaustin Campos, gerente deportivo de la S, explicó que el cambio es para ganar un día antes de enfrentar al Herediano (miércoles 16 de marzo), equipo con el que están peleando el liderato.

Además, que al momento de mover el clásico para el sábado el partido entre rojinegros y azules no estaba confirmado. De hecho, la Liga quería mover ese juego de fecha pero no lo logró.

Marco Vásquez, directivo y vocero del Alajuelense, explicó que ayer mismo hablaron con Campos para que el clásico siempre se juegue domingo a las 11 a. m.

Campos respondió que era posible, pero primero debería ponerse de acuerdo con el cuerpo técnico y la directiva de Saprissa.

Molestia eriza. Antes de que los dirigentes empezaran a buscar una solución los jugadores de la Liga ya se habían expresado al respecto.

Quien más duro habló fue Jonathan McDonald, que uso términos como “nacionalismo” para acusar a los otros equipos ticos de no apoyar a los manudos en su intento por ganar la Liga de Campeones de la Concacaf.

“No tenemos que ver que es la Liga el que va a un Mundial de Clubes, sino que es Costa Rica. Yo sé que muchos hubieran querido ver a un equipo panameño entre los últimos cuatro y esas cosas no las logro entender”, comentó McDonald.

A esas palabras Jeaustin no les hizo mucho caso: “Es un tema dirigencial, no le compete tanto a los jugadores”, expresó el gerente morado a la vez que insistió en que no actuaron de mala fe.

Lo cierto es que el calendario cada día deja menos opciones a la Liga. Esa dura seguidilla de semifinales-Cartaginés-clásico solo será una de las semanas en las que el equipo deberá afrontar tres partidos en menos de siete días.

De aquí al fin de temporada jugarán, al menos, dos partidos en cada semana y aún deben acomodar el partido ante Carmelita que le deben al calendario. Colaboró el periodista Juan José Herrera.