Por: Johan Umaña V. 6 mayo, 2014

Alajuela. En la Liga no se asustan por no haber sacado ventaja en el partido de ida de la final ante el Saprissa; al contrario, los manudos se apoyan en la historia reciente de sus últimas finales.

No es casualidad: de los últimos cinco campeonatos que ganaron los liguistas de la mano de Óscar Ramírez, en dos iniciaron las muertes súbitas en casa y en ambas salieron con un empate.

Ambos capítulos fueron ante Herediano, conjunto al que le arrebataron la corona en su propia casa; la misma ilusión que manejan ahora los erizos para la vuelta en Tibás.

“Este panorama nos ha tocado en los últimos campeonatos cuando también cerramos de visita, ya estamos acostumbrados, eso no es nuevo para nosotros y vamos a prepararnos para sacar el resultado”, afirmó el guardameta Patrick Pemberton.

Alajuelense sacó esa primera serie ante los florenses luego de igualar 1-1 en el Morera; en la vuelta los manudos también empataron en el Rosabal, sin emabargo, sonrieron en los penales.

Jonnathan Mc Donald y Gabriel Badilla en la disputa. | MANUEL VEGA
Jonnathan Mc Donald y Gabriel Badilla en la disputa. | MANUEL VEGA

Como en este antecedente, los manudos volvieron a dar la vuelta olímpica en patio ajeno luego de salir sin ventaja alguna de su propia casa.

En esa ocasión, precisamente el campeonato pasado, la Liga y Herediano emparejaron a ceros no solo en el juego de ida, sino que en el de vuelta también.

Para desgracia florense y felicidad manuda, el marcador permaneció intacto hasta llegar a la ronda de penales, donde la historia tuvo el mismo final.

Aferrados a esos recuerdos, los manudos, lejos de sentir presión, más bien aprovecharon para tirársela a su rival.

“La presión ahora es de ellos, ellos tienen que salir a proponer y vamos a aprovechar los espacios que nos dejen”, añadió el portero alajuelense.

Los manudos probarán esa historia reciente el próximo sábado a las 8 p. m. cuando visiten al Monstruo en Tibás.