Herediano suma de visita ante un duro rival y se afianza en el liderato de la cuadrangular

Por: Fanny Tayver Marín 27 noviembre, 2016

Herediano salió ileso del Morera Soto, este domingo, con lo que toma impulso en su intento de forzar una final ante Saprissa por la lucha del título.

Los florenses tuvieron un planteamiento casi impecable ante Alajuelense, un rival que salió con todo al frente en procura de la anotación para sacudirse de una etiqueta muy pesada, esa que dicta que no ha derrotado a un club grande en este torneo.

El empate 0-0 apenas fue el segundo punto que los rojinegros cosecharon ante los tradicionales, luego de igualar en el Fello Meza (1-1) en la primera vuelta. Los demás, los perdieron.

Los visitantes lograron controlar el ímpetu erizo, y cuando estos lograron llevar peligro de verdad, emergió la figura de Leonel Moreira, quien acabó con los intentos de Allen Guevara o el esforzado José Guillermo Ortiz.

Precisamente Ortiz, oriundo de Canalete de Upala, fue la figura rojinegra. Posiblemente buscó la anotación para dedicársela a su pueblo, afectado por el huracán Otto y el cual visitó el viernes anterior.

De hecho, sus papás perdieron muchas pertenencias por la inundación generada por dicho fenómeno atmosférico.

Los rojiamarillos sonríen con esta paridad, mientras que los manudos se atragantaron con la rabia de no darle una alegría a su afición. Estuvieron a punto de hacerlo en aquel remate de Guevara tras un servicio preciso de Ortiz, luego de una gran jugada.

Transcurría el minuto 58', cuando el Cusuco sacó un derechazo que se topó con la jugada acrobática del zaguero William Quirós. El joven defensor de 22 años voló y apenas desvió el esférico con la pierna, ante la sorpresa de los aficionados locales.

No obstante, seis minutos antes (52'), fue Herediano el que estuvo a punto de silenciar el Morera Soto. Allan

Miranda remató potente de derecha, Patrick Pemberton se estiró hasta desviar la pelota, que caprichosamente se estrelló en el vertical.

Polémica. La intensidad con que se disputan estos duelos suele generar acciones repletas de controversia.

Johnny Acosta se ganó amarilla por un codazo sobre José Andrés Salvatierra, pero perfectamente pudo ser roja.

El mismo Acosta anotó, pero el árbitro Ricardo Montero consideró que antes le cometió falta a Cristopher Meneses, aunque el técnico Hernán Medford insiste en que no fue así.

Además, en el epílogo del partido, la Liga montó un contragolpe y Leonardo González llevaba sujetado a Jonathan McDonald, quien le lanzó un puntapié.

Por más que los erizos presionaron durante todo el compromiso, tuvieron al frente un equipo con mucho oficio, de esos que no se dejan intimidar por nada y que pueden provocar un daño tremendo en cualquier instante.

Herediano tiene otra ventaja. Su banca cuenta con figuras de buen fútbol, por eso Medford se dio el lujo de sacar a Gerson Torres antes de que concluyera la primera parte, pues tenía un juego para el olvido.

Esto no sucede en la Liga. Falta ese revulsivo del que Guilherme Farinha pueda echar mano para cambiar un juego. Incluso, le sobró un cambio, pues solo ingresaron Johnny Woodly (Jorge Claros) y Jonathan Sibaja (Allen Guevara).

Herediano es el líder de la cuadrangular, con un juego más que Saprissa, pero ya sumó en uno de los estadios difíciles, el Morera.

Este miércoles, Herediano visitará a Santos en el Colleya Fonseca a las 8 p. m., mientras que el jueves, Alajuelense se enfrentará al Saprissa en Tibás, también a las 8 p. m.