Los liguistas salieron ilesos del estadio Juan Gobán y jugarán el miércoles en el Morera Soto con la localía y la ventaja deportiva.

Por: José Luis Rodríguez C. 13 diciembre, 2015
El manudo Jonathan McDonald intenta rematar con la pegajosa marca de Alvin Bennett en el cerrado partido disputado en el Estadio Juan Gobán. | JOSÉ CORDERO
El manudo Jonathan McDonald intenta rematar con la pegajosa marca de Alvin Bennett en el cerrado partido disputado en el Estadio Juan Gobán. | JOSÉ CORDERO

Limón

Sapiente y pausada, la Liga se trajo este domingo un valioso empate a cero del Juan Gobán, en el primer partido de semifinales del Torneo de Invierno.

Aún con la pizarra en cero, la paridad es un excelente negocio para los manudos si se toma en cuenta la terrible humedad con la que se juega en el Juan Gobán y que tuvo al frente al equipo que hace una semana había derrotado al Saprisa en el mismo escenario.

La gesta manuda, porque sí, se puede calificar así, se logró debido a que no llegó al Juan Gobán con el triunfo como prioridad, sino el empate.

Esta vez Limón no tuvo tanto la pelota como el domingo anterior, cuando Diego Díaz, Josimar Pemberton y Allan Duarte llevaron los hilos del partido desde el mediocampo.

Esta vez Limón apostó al pelotazo, grave error si se toma en cuenta que una semana antes su toque de primera fue lo que le dio el triunfo ante los morados.

Gran culpa de que los caribeños tiraron balones largos la tuvo la Liga, armado inteligentemente con dos marcadores, Valle y Rodríguez, que durante toda la primera parte soportaron los intentos locales por el centro, mientras que Loaiza y Matarrita sostenían en las bandas.

Es cierto que Limón tuvo la más clara del juego, cuando Patrick Pemberton aruñó un balón que se iba al marco, pero también es cierto que aquella, apenas al minuto dos, fue la única de peligro para los verdiblancos.

Mientras que los limonenses hacían el desgaste, la Liga reservaba su juego, a veces punzante, con McDonald, Ortiz y Calvo, a veces cauto, con Rodríguez y Valle.

En la primera parte los manudos tuvieron una con José Guillermo Ortiz, pero el balón se fue caprichosamente pegado al palo derecho.

Conforme el tiempo pasó, los locales llegaron menos y Alajuelense creció, tomando protagonismo Bennett, Mclean y Rivas, todos apurados por proteger a Dexter, cada vez más exigido y solicitado.

En la segunda parte, con el ingreso de Ariel Rodríguez, los visitantes cerraron aún más el camino a marco, de todos modos complicado.

Ni el ingreso de Alex Espinoza ni el novato Youacel Wright pudieron cambiarle el destino a un partido que era manudo.

De todo el segundo tiempo solo queda el recuerdo de la jugada que Wright inició por derecha, de donde sacó un centro que Espinoza envió arriba, solo frente al marco.

Sapiente y cauto, pues la serie tiene dos rounds, la Liga le robó el impulso a Limón y asomó sus intenciones hacia la gran final.

Alajuelense puso pie y medio en la final del Torneo de Invierno, luego de salir ileso de su visita al Juan Gobán de Limón. El empate a cero pone a los rojinegros en una situación inmejorable ya que les basta el empate para llegar a la disputa definitiva del cetro.

Repase nuestro minuto a minuto.

Etiquetado como: