Por: Cristian Brenes 24 julio, 2015

Los 421 accionistas de Cartaginés tienen en sus manos el futuro económico del equipo.

Por eso, quienes asistan a la asamblea extraordinaria que se realizará mañana a las 2 p. m. en el auditorio de la UAM en Paseo Metrópoli, deberán decidir el camino que seguirá el club.

Daniel Vargas dará a conocer dos propuestas más. | JORGE ARCE
Daniel Vargas dará a conocer dos propuestas más. | JORGE ARCE

Actualmente la dirigencia tiene sobre la mesa dos propuestas de inversionistas y se aprovechará la reunión para dar a conocer dos opciones más que surgieron en la junta directiva.

La primera alternativa externa la presentó el empresario inmobiliario Roy Rivera, quien ofreció invertir $3 millones (¢1.600 millones) a cambio de administrar la institución blanquiazul por 10 años.

La segunda surge de un grupo denominado Sendero Azul, encabezado por Fernando Alvarado, gerente de la empresa de agroquímicos Rimac, y Carlos Macaya, vinculado al negocio de los lubricantes con Castrol.

Ellos elaboraron un proyecto para asumir las deudas del club, pero a cambio de eliminar la actual sociedad anónima deportiva y convertir al equipo de nuevo en asociación deportiva.

Además, solicitan que se constituya un fideicomiso para que administre la institución.

La dirigencia también llevará dos planteamientos y aunque el presidente brumoso, Daniel Vargas, no dio a conocer los detalles de las iniciativas, La Nación supo que una de ellas pretendería que los accionistas aporten $1 (¢540) por cada acción que tienen.

La otra opción iría dirigida hacia la posibilidad de incrementar el capital social del club.

Durante la reunión de mañana, los cuatro proyectos serán expuestos por cada oferente.

“Se invitó a las dos empresas que presentaron sus propuestas para que cada una tenga un plazo de 20 a 30 minutos para exponer sus proyectos. Además, hay dos propuestas de la junta directiva que se explicarán”, dijo Vargas.

El jerarca señaló que inicialmente no está previsto votar por alguna de las alternativas este mismo sábado, ya que la idea es conocer los ofrecimientos, aunque todo puede cambiar.

“La votación no está prevista en la convocatoria de la asamblea porque la percepción de la directiva es que las propuestas no son simples, pero la asamblea es soberana y podría decidir que suceda lo contrario”, agregó Vargas.

El dirigente explicó que es vital que la mayoría de accionistas participe de esta asamblea, que considera muy importante para el futuro de los blanquiazules.

“Esto se está llevando a una asamblea por la necesidad que tiene el club de mejorar su situación financiera. Definitivamente es muy difícil la administración del equipo en las condiciones económicas que se encuentra”, concluyó el directivo.

A esta asamblea solo podrán ingresar los accionistas de Cartaginés, quienes deberán presentar su cédula para entrar, pero también se pueden otorgar poderes especiales para representar los intereses de los asociados.