La Tromba gana, golea e ilusiona a sus aficionados con un fútbol arrollador

 2 abril
Steven Williams (11) acompañó a Erick Scott en el festejo de su decimonoveno gol en el Torneo de Verano. El máximo artillero del Verano aportó uno de los cuatro tantos limonenses de ayer. | RODOLFO MARTÍN
Steven Williams (11) acompañó a Erick Scott en el festejo de su decimonoveno gol en el Torneo de Verano. El máximo artillero del Verano aportó uno de los cuatro tantos limonenses de ayer. | RODOLFO MARTÍN

Limón. Con un fútbol contundente y convincente, Limón recuperó el liderato del torneo de Verano, sacándole provecho al tropiezo que tuvo Saprissa el sábado en el clásico.

Algunos creyeron que Limón se caía, después de perder ante Carmelita por un ajustado 2 a 1, pero apenas dos fechas después, rescató el primer lugar y, de paso, le propinó una dura tunda a Santos 4 a 1.

La Tromba ha ganado sus dos últimos juegos por paliza y ahora suma 42 goles a favor y solo 20, para un gol diferencia de +22 que le permite superar a los morados (+9), aunque ambos equipos tienen 37 puntos.

La victoria limonense llegó en una tarde pasada por agua y de clara inspiración del mediocampista Miguel Marín, quien consiguió doblete y asistencia para el goleador Erick Scott, que ayer llegó a la diana 19.

La primera celebración de Marín fue producto de un soberbio tiro libre, castigando una falta cometida a Alexánder Espinoza en la semiluna.

Santos igualó gracias a un contragolpe de Kenny Cunnigham, que centró al área y ahí apareció el goleador Cristian Lagos, quien no perdonó.

El cuadro local volvió a tomar la ventaja con gol de Scott, cuando peinó hacia atrás un centro de Marín. Así terminó el primer tiempo.

Los guapileños se acercaron al empate en el segundo tiempo, pero Dexter Lewis sacó de la raya un remate de Lagos.

Luego vino la segunda genialidad de Marín, quien aprovechó un espacio que le dejó la zaga santista y de larga distancia sacó fuerte remate que dejó sin oportunidad a Bryan Morales.

Cinco minutos después, Marvin Esquivel sentenció el juego, con un toque de billarista de pierna izquierda que colocó el remate al palo más largo.

Santos fue irregular, especialmente en el segundo tiempo cuando cayó después del tercer gol. El equipo anfitrión se adueñó del partido.

A falta de tres fechas, Limón ayer amarró su clasificación y, a punta de buen fútbol, aspira a mantenerse en el primer lugar.

La Tromba no solo es el equipo más goleador, sino que en el Juan Gobán asfixia al rival y practica un fútbol de fantasía basado en el juego de toque.