Los rojiamarillos han marcado un gol de visita en cuatro de las cinco finales contra la Liga

Por: Steven Oviedo 8 mayo, 2016
Elías Aguilar marcó el gol del empate (1-1) para el Club Sport Herediano en el juego de ida de la final ante Liga Deportiva Alajuelense, el pasado 19 de mayo de 2015, en el estadio Alejandro Morera Soto. | ANDRÉS ARCE
Elías Aguilar marcó el gol del empate (1-1) para el Club Sport Herediano en el juego de ida de la final ante Liga Deportiva Alajuelense, el pasado 19 de mayo de 2015, en el estadio Alejandro Morera Soto. | ANDRÉS ARCE

Tener a toda la afición de Liga Deportiva Alajuelense en contra y jugar como visitante en el estadio Alejandro Morera Soto no ha intimidado al Herediano en las últimas cinco finales.

Los florenses no cayeron en ninguno de los partidos de las finales que se realizaron en el reducto liguista desde el 2010.

Los rojiamarillos consiguieron empatar los cinco partidos en el estadio de su rival en dichas finales, lo cual hace pensar que la experiencia adquirida podría ayudar a los dirigidos por el técnico Hernán Medford.

En el Invierno 2010 los floreneses empataron a uno con anotación de Víctor Núñez y Pablo Gabas para los manudos; la serie se definió en penales.

Un año más tarde, en el Invierno 2011, el Team empató a uno en la ida, con el tanto de José Luis Cordero; para los erizos marcó Alejandro Alpízar.

En el Invierno 2012, los florenses necesitaban ganar en el Morera Soto, pues habían caído en el juego de ida y un penal convertido por Ismael Gómez obligó al tiempo extra. Luego, Álvaro Sánchez le dio el cetro a los manudos en la prórroga.

En diciembre del 2013 se dio el cuarto enfrentamiento seguido a final de año entre estos dos equipos y tal vez la final más cerrada entre ambos. En la ida el Team que manejaba Marvin Solano rescató un empate a cero goles en la Catedral.

Hace un año, Herediano inició la final como visitante y el partido se le complicaba en la primera jugada, José Guillermo Ortiz marcó el primero para la Liga apenas al minuto de acción, pero Elías Aguilar, con un cabezazo, consiguió el empate a los 84 minutos y en la vuelta los florenses obtuvieron su estrella 24 en la tanda de penales.

Otro dato positivo para el Herediano es que en cuatro de los cinco juegos marcó una anotación, lo cual sería muy positivo para los rojiamarillos mañana.

“Una final es totalmente diferente, hay gente que no sabe cómo se juega una final o una semifinal. Las estadísticas cuentan, pero ya uno no se fija en eso, porque es punto y aparte por ser una final”, explicó Hernán Medford, quien mañana dirigirá su primera final como florense.