Por: Juan José Herrera Ch. 16 mayo, 2014

La S pagó por Saucedo $35.000 en este Torneo de Verano. | ARCHIVO
La S pagó por Saucedo $35.000 en este Torneo de Verano. | ARCHIVO

Los casi ¢30 millones en que Alajuelense tasó la ficha de Jonathan McDonald son un monto restrictivo para el fútbol nacional y, de alguna forma, incongruente con la aparente necesidad eriza por sacar al delantero de sus filas.

Pagar $50.000 por un jugador que desde ya puede negociar de gratis para programar su salida en seis meses (lo que le resta de contrato en la Liga) se antoja improbable para un campeonato costarricense que hace tiempo dejó de inflarse en salarios, gracias en parte a un mejor control del Seguro Social.

De hecho, en el país ese monto prácticamente saca de la puja a ocho equipos de Primera, pues históricamente solo los cuatro grandes han tenido la billetera para valorar pagar cifras tan altas.

Saprissa, por ejemplo, desembolsó a principios de año $35.000 por los servicios del boliviano Carlos Saucedo, mientras que Cartaginés intentó hacer el sacrificio por otro jugador del ámbito local.

“La cifra es alta, eso está claro, pero tampoco es que nunca se haya pagado. Nosotros, por ejemplo, hace poco ofrecimos $50.000 por un jugador nacional, pero el otro equipo no los quiso aceptar”, aseguró el gerente brumoso Claudio Ciccia.

Sin embargo, detrás de esto también hay otra realidad: Alajuelense puede pedir lo que se le antoje.

Opciones. El directivo manudo, Marco Vásquez, reconoció que en la Liga tienen claro que ese monto es más de lo que en Costa Rica “puedan o quieran pagar” por Jonathan McDonald, pero que la intención no está en ese mercado.

“Al final nosotros no somos los que definimos el precio pero sí lo avalamos como directiva. No conozco los detalles que mediaron en cómo se tasó”, dijo.

Aún así, el vocero rojinegro adelantó que ya hubo preguntas.

“Le puedo decir que ya recibí un par de llamadas de afuera preguntando por él, pero no los nombres de los equipos”, finalizó.