El delantero portugués Ruben Neves, de tan solo 17 años y 155 días, es la nueva estrella en Europa.

 20 agosto, 2014
A sus 17 años, el portugués Ruben Neves (con el balón), volante de llegada del Oporto luso, es la nueva joya del fútbol europeo.
A sus 17 años, el portugués Ruben Neves (con el balón), volante de llegada del Oporto luso, es la nueva joya del fútbol europeo.

Madrid

Oporto de Portugal y Zenit de San Petersburgo cumplieron con los pronósticos y dieron un paso, casi definitivo, para lograr la clasificación para la fase de grupos de la Liga de Campeones, tras imponerse este miércoles por idéntico resultado, 0-1, en sus visitas a los campos del Lille francés y del Standard de Lieja belga.

Triunfos, eso sí, carentes de brillantez, ya que ni el Oporto ni el Zenit de San Petersburgo, muy superiores –a priori– a sus respectivos rivales, apenas pasaron de un discreto tono de juego, aunque suficiente para llegar con ventaja al partido de vuelta.

Espesura de la que logró escapar el jovencísimo centrocampista portugués Ruben Neves, que el pasado viernes hizo historia al convertirse en el jugador más joven en marcar en Liga con la camiseta del Oporto a sus 17 años y 155 días, y al que el técnico español Julen Lopetegui no dudó en otorgar el timón del juego de los dragones.

Precisamente de una acción de Neves nació el gol del Oporto, obra del mexicano Héctor Herrera a los 61 minutos, que remachó a las redes un balón muerto en el área, tras un remate de cabeza del colombiano Jackson Martínez a pase del español Cristian Tello desde la banda derecha.

Menos posibilidades tuvo de brillar el también español Oliver Torres, titular este miércoles, que se vio perjudicado por el gris desempeño del Oporto, que pese a todo, fue merecedor del triunfo, ante un Lille, en el que pasó desapercibido el joven delantero belga Divock Origi, una de las revelaciones del pasado Mundial de Brasil.

Tampoco necesitó su mejor versión para llevarse la victoria en su visita a Bélgica el Zenit de San Petersburgo, que se impuso por 0-1 al Standard con un solitario tanto del centrocampista Oleg Shatov, que culminó a los 16 minutos una buena jugada colectiva del conjunto ruso.

Un marcador que el equipo del portugués André Villas-Boas parecieron en disposición de ampliar en cualquier momento, aunque la desidia, por un lado, y la mala fortuna, por otro, el venezolano Salomón Rondón estrelló un balón en el larguero, impidieron al Zenit dejar ya resuelta la eliminatoria.

No fue la falta de empeño la causa del empate (1-1) del Celtic de Glasgow en su visita al campo de Maribor esloveno, donde los escoceses trataron de justificar con intensidad su "readmisión" en la competición, tras la descalificación del Legia de Varsovia polaco por alineación indebida.

El cuadro escocés, que sucumbió por un contundente 6-1 total en sus dos partidos ante el campeón polaco, fue "repescado" para la competición tras la sanción impuesta por la UEFA al Legia de Varsovia por alineación indebida del sancionado Bartosz Bereszynski.

Un "regalo" que el Celtic parece dispuesto a aprovechar, tras lograr este miércoles un valioso empate en Eslovenia, gracias a un gol a los seis minutos del centrocampista Callum McGregor, que permite afrontar a los escoceses con una ligera ventaja el choque de vuelta que se disputará la próxima semana en el Celtic Park de Glasgow.

Damjan Bohar, al 14, concrectó para Maribor, tras recibir una asistencia de Zeljko Filipovic.

Igualmente se resolverá en la vuelta la eliminatoria entre el Aalborg danés y el Apoel Nicosia chipriota, tras el empate (1-1) con el que se cerró el duelo disputado en la capital danesa con goles de Nicolaj Thomsen, que anotó el 1-0 a los 16 minutos, y el brasileño Vinicius, que firmó el definitivo 1-1 a los 54 minutos

El mismo resultado (1-1) con el que concluyó el choque entre el Slovan de Bratislava eslovaco y el BATE Borisov bielorruso, que vio como el local Róbert Vittek igualaba en el minuto 80 un marcador en el que se adelantaron los visitantes con un gol en propia meta de Tomás Jablonský a los 44 minutos.