Joseph Blatter fue el testigo de honor en el ‘traspaso de poderes’ de la próxima Copa

 14 julio, 2014

Río de Janeiro. AFP. Con abierta sinceridad, aunque lamentando que su país Brasil no haya sido protagonista en la final del Campeonato Mundial 2014, la presidenta de la nación suramericana, Dilma Rousseff, entregó ayer simbólicamente a su par de Rusia, Vladimir Putin, la sede del Mundial 2018.

“Les deseo mucho éxito en la organización del torneo”, expresó la mandataria poco antes del partido que coronó a Alemania campeón mundial, tras vencer a Argentina por 1 a 0 en tiempo suplementario.

“Lamento mucho que la Verdeamarela no haya obtenido el máximo galardón”, expresó Rouseff.

“Sin embargo, a partir de ahora, los fans del fútbol dirigen su atención hacia Rusia, un país especial, de rica cultura, y que tendrá la honra de albergar el mayor de los espectáculos del fútbol.

“Por esa razón reitero mi deseo de que el pueblo ruso logre muchos éxitos en la organización y realización de la Copa del Mundo FIFA 2018”, insistió Rousseff.

La ceremonia se realizó en el mítico estadio Maracaná en los minutos previos al pitazo inicial, tiempo en el que los equipos se alistaban para ingresar a la gramilla.

La presidenta de Brasil, Dilma Rouseff saluda a su homólogo ruso, Vladimir Putin ante Joseph Blatter, presidente de FIFA. | EFE
La presidenta de Brasil, Dilma Rouseff saluda a su homólogo ruso, Vladimir Putin ante Joseph Blatter, presidente de FIFA. | EFE

“Guardaremos la emoción y la satisfacción de haber realizado un acontecimiento con mucho éxito, una Copa que no fue perfecta sólo porque el hexacampeonato no queda en casa", sostuvo Rousseff.

Brasil cayó abatido por 7-1 en semifinales ante Alemania, y perdió luego 3-0 ante Holanda, quedándose con el cuarto puesto.

Entre tanto, el presidente ruso respondió a los deseos de Rousseff comprometiéndose a realizar un Mundial de alto nivel en su país.

“Quiero felicitar a la presidenta Rousseff por la forma en que organizó la Copa del Mundo” manifestó el mandatario ruso.

“El fútbol ayuda a resolver problemas sociales. Nuestro objetivo es crear las mejores condiciones posibles para entrenadores, jugadores, expertos e hinchas. Haremos todo lo posible para organizar un acontecimiento del más alto nivel”, agregó.

De la ceremonia también participó el presidente de la FIFA, Joseph Blatter. “Disfrutamos la exitosa Copa (en Brasil) y tendremos un legado en este país.

“Hay una responsabilidad para el próximo anfitrión y confío en que Rusia la acepte, que nos entregará una maravillosa Copa en el 2018”, comentó el dirigente.

Etiquetado como: