En 17 minutos, el Valencia ya ganaba el compromiso por 3 a 0, con lo que llega a 17 puntos

 4 octubre, 2014

Barcelona

El Valencia ganó este sábado por 3-1 al Atlético de Madrid en la liga española y selló sus papeles como firme candidato a competir por el título esta temporada.

Los "chés" aceptaron el reto de la visita del equipo entrenado por el argentino Diego Simeone y devolvieron un duro golpe al vigente campeón, que perdió su condición de invicto y quedó provisionalmente en el tercer lugar con 14 puntos; a tres de la cima que ocupa el Valencia tras acumular cinco victorias y dos empates en lo que va de campeonato.

Los jugadores del Valencia celebran una de las tres anotaciones ante el Atlético de Madrid
Los jugadores del Valencia celebran una de las tres anotaciones ante el Atlético de Madrid

Desde el inicio del partido, pareció que el Valencia lo aguardó durante toda la semana, mientras el Atlético, que venía de ganar 1-0 a la Juventus el miércoles por la Liga de Campeones, transmitía síntomas de no haber despertado a tiempo.

El primer tanto encajado por el equipo de Simeone pudo catalogarse de accidente, pues Miranda y el arquero Miguel Moyá no se entendieron en un balón colgado desde la banda derecha por Shkodran Mustafi y el central brasileño cabeceó hacia su propio arco, ante la atónita mirada de su compañero.

El segundo gol del Valencia cabe atribuirlo al talento de Paco Alcácer y Gomes. El primero dejó de tacón para el segundo, quien quebró a Miranda con la derecha y cruzó con la zurda frente a Moyá. La jugada también premió la mayor asertividad "ché " frente al desconcierto visitante.

El 3-0 fue la confirmación de la pesadilla atlética, ya que el equipo dirigido por Nuno Espirito Santo administró al del "Cholo" una dosis de su propia medicina, y Otamendi cabeceó, con potencia y previo amago diseñado, un tiro de esquina lanzado por su compatriota Pablo Piatti.

En la foto volvió a salir Miranda, perdido en la jugada como todo el Atlético, irreconocible en Mestalla hasta que Mandzukic recortó tras un mal rechace de Diego Alves a volea de Tiago Cardoso.

Al filo del descanso se abrió un rayo de luz para el vigente campeón con el penal señalado por mano de José Gayá; pero el telón de la primera mitad bajó sin premio rojiblanco, pues Alves adivinó la intención de Siqueira y detuvo su manso lanzamiento.

Etiquetado como: