El mediocampista ya firmó su contrato por seis temporadas y fue presentado con la camisa blanca, en la que llevará el número 8

 17 julio, 2014
Toni Kroos, junto al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, durante la presentación en el estadio Santiago Bernabéu.
Toni Kroos, junto al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, durante la presentación en el estadio Santiago Bernabéu.

Madrid

El futbolista alemán Toni Kroos, fichado por el Real Madrid procedente del Bayern de Múnich, superó el pertinente reconocimiento médico con el club blanco en el hospital Sanitas La Moraleja.

Según informa la entidad a través de su página web, Kroos, recientemente proclamado campeón del mundo con Alemania, fue sometido de forma satisfactoria a pruebas cardiorrespiratorias y osteomusculares.

El jugador inició su jornada con una visita a la Ciudad Deportiva, donde conoció a varios de los que serán sus nuevos compañeros y al técnico Carlo Ancelotti.

Toni Kroos juega con el balón durante su presentación en el estadio Santiago Bernbéu.
Toni Kroos juega con el balón durante su presentación en el estadio Santiago Bernbéu.

Después, el mediocampista llegó al estadio Santiago Bernabéu, donde firmó el contrato y fue presentado como nuevo jugador blanco.

Unas 10.000 personas se dieron cita en las gradas para arropar al centrocampista en su primer día como jugador merengue.

Bajo un intenso calor, los aficionados esperaron a que el futbolista hiciera acto de presencia sobre el césped vestido con la indumentaria oficial, en la que llevará el número ocho.

Kroos salió por el túnel de vestuarios minutos antes de las seis de la tarde (hora de España), acompañado de personas de su entorno, entre los que estaba su hermano, el también profesional Felix Kroos.

Aclamado por los asistentes realizó varios toques al esférico, repartió más de veinte balones entre el público y posó para los medios de comunicación que habían acudido a la cita.

Además tuvo tiempo para saludar a todos los seguidores y lanzar un penalti en la portería del fondo norte que acabó en gol, lo que provocó la aclamación de los diez mil madridistas al grito de 'Toni, Toni'.