Deisheline Myres sorprende a todos: rompe récord nacional y del istmo

 11 abril
Deisheline entrena sus lanzamientos de bala en el Colegio Deportivo de Limón. También lanza disco, jabalina y juega voleibol. | RODOLFO MARTÍN
Deisheline entrena sus lanzamientos de bala en el Colegio Deportivo de Limón. También lanza disco, jabalina y juega voleibol. | RODOLFO MARTÍN

Deisheline Myres Scott, la sobrina de Sharolyn Scott, es la nueva gran promesa del atletismo limonense.

La adolescente, de 16 años, salió de su casa en el barrio San Juan con el maletín al hombro y, se fue para San José con la idea de competir en el Campeonato Nacional y buscar la marca mínima en el lanzamiento de bala para el Centroamericano del mes entrante en Guatemala.

El asombro entre quienes la rodean fue que, además de conseguir el boleto, rompió la marca nacional, y dos veces la regional. Asimismo, quedó a centímetros del boleto al Campeonato Mundial, en Kenia, África, que será en junio.

“Imagínese lo alegre que estoy”, expresó la estudiante de quinto año del Colegio Deportivo de Limón.

Según explica Víctor Hanzel, experimentado entrenador nacional, la marca exigida, para los Centroamericanos, es de 10,50 metros y el récord regional estaba en 11,60 metros.

“Deisheline sorprendió a todos con un primer registro de 12,11 y un segundo de 12,16 metros”, precisó Hanzel.

Con este último, agregó, quedó a 34 centímetros de la marca mínima para ir al Mundial de Kenia.

A juicio de Hanzel la muchacha está capacitada para estar lanzando a corto plazo sobre los 13 metros, siempre y cuando entrene y reciba la ayuda necesaria.

Otra de las sorpresa de la joven es que, en esta misma competencia en el estadio Nacional, también ganó oro en el lanzamiento de la jabalina, prueba en la que antes se había visto superada.

Deisheline con costos se acercaba a los 30 metros. En esta oportunidad, su rival lanzó para 35 metros y ella la superó con tres más. Sin embargo, un repentino dolor de espalda le impidió mejorar el registro.

La atleta también lanzó disco. Lo hizo por segunda vez en su carrera y quedó cuarta con una marca de 25 metros.

“Es un talento puro. Ella necesita del apoyo de las entidades deportivas del país para que pueda disfrutar de las mejores condiciones de entrenamiento y competencias de fogueo y control. En la actualidad trabaja con el comité cantonal de deportes de Limón”, dijo el veterano entrenador.

Atletismo, voleibol y estudio. La mitad de la tarde la pasa en el gimnasio Eddy Bermúdez, donde entrena con la selección de voleibol y, para cuando el sol comienza a caer, aparece en el polideportivo de JAPDEVA para cumplir con los entrenamientos de atletismo.

Al caer la noche, Deisheline, la hija de Jefferson Myers y Sherbeline Scott, corre hacia su casa en el barrio San Juan porque debe comenzar a estudiar. Mientras competía en el Estadio Nacional, también debía buscar tiempo para estudiar porque ese lunes comenzaba la semana de exámenes.

“No hay duda que el fuerte carácter es el que le ha dado la disciplina necesaria para ordenarse y ser una exitosa persona, estudiante y atleta”, expresó Ronald Miranda, profesor de Estudios Sociales del Colegio Deportivo.

Ella es la mayor de tres hijos, los dos hermanos son gemelos.

Deisheline prácticamente creció bajo la supervisión de la abuela Joyce Norman, porque sus padres se encontraban fuera del país. Ellos trabajaban en barcos cruceros, una dura realidad que han enfrentado muchos hogares limonenses ante la falta de trabajo en la provincia. Ahora ya están de regreso.

El director del colegio, Errol Alterno, reveló que al comienzo la joven llegó como un prospecto para el voleibol pero que sus profesores detectaron una gran fuerza y técnica para desempeñarse en el atletismo y que ahí era donde estaba su potencial.

Incluso, ella misma se refiere al voleibol como un “simple pasatiempo”.

“Mi interés por el atletismo nació por la admiración que siempre he sentido en este campo por mi tía Sharolyn”, dijo sonriente.

”Quiero, como ella ya lo ha hecho, poder ir algún día a un Campeonato Mundial y, por qué no, a unas Olimpiadas”.

Actualmente, analiza lo que estudiará en la universidad una vez que termine el colegio.

Inicialmente, tiene tres opciones: medicina con la especialidad de ginecoobstetricia, posición de la salud física o “chef”.