Equipo merengue cayó 3-1 ayer ante Sevilla; tico no jugó por estar lesionado

Por: José Luis Rodríguez C. 9 noviembre, 2015

Pese a que Kiko Casilla fue tan culpable como el resto del equipo, cierto es que ayer el Real Madrid perdió sin Keylor Navas, quien se encuentra lesionado.

Con 3-1 propinado por el Sevilla, los merengues no solo cayeron, sino que perdieron un invicto de 20 fechas y le dejaron el liderato al Barcelona.

Después de 11 jornadas disputadas los azulgrana suman 27 puntos, tres más que los blancos, quienes en la primera derrota de la temporada quedaron desnudos y sin Navas que les salvara, como tantas veces.

No es casualidad que en nueve juegos al tico le hayan marcado dos veces, mientras que a Casilla, frente a Las Palmas y el Sevilla, ya le han hecho cuatro.

Y así lo dejó ver Sergio Ramos, capitán de los merengues, crítico ayer por la preocupante caída.

“No se han hecho bien las cosas. Era un campo complicado ante un Sevilla herido. No solo hay que destacar nuestro mal partido sino también el buen partido del Sevilla”, afirmó Ramos, que ayer marcó el primero del compromiso, a Canal Plus.

Si nos fijamos en la actuación de Casilla, pudo hacer más en el primer gol local, aunque también se debe señalar a Nacho, quien dejó libre el segundo palo. Fue al minuto 35 del primer tiempo.

El Real Madrid se había adelantado con un gol de chilena de Ramos, al 22’, en una jugada en que se lesionó el hombro izquierdo y fue sustituido poco después.

Pero el Sevilla creció y le dio vuelta al encuentro con los tantos del italiano Ciro Immobile, el argentino Ever Banega, al 61’, y de Fernando Llorente, 75’.

Más tarde, al 91’, James Rodríguez, estrella colombiana del Real, acortó distancias y maquilló de color una caída que enciende alarmas en un equipo que no se vió bien ayer ni el martes, cuando derrotó 1-0 al Paris Saint Germain por la Champions League.

El Clásico. Además de preocuparse por lo mal que se vio su equipo, Rafael Benítez, técnico madridista, debe estar pensando cómo variar el comportamiento de un conjunto que el próximo 21 de noviembre recibe al Barcelona.

Los culés sí llegan en paz, pues ayer derrotaron 3-0 al Villarreal en casa, y sin tener a Messi.