Por: Fanny Tayver Marín 23 abril, 2016
Sharolyn en un entrenamiento en Costa Rica. | JEFFREY ZAMORA
Sharolyn en un entrenamiento en Costa Rica. | JEFFREY ZAMORA

La velocista Sharolyn Scott ya superó la fase de adaptación al cambio de hora y poco a poco comienza a elevar el volumen de sus entrenamientos en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) en Barcelona, en España.

La limonense tiene esbozado su itinerario de competencias en Europa, el cual incluye sus primeros intentos para buscar la marca olímpica.

En procura de esa visa, competirá primero en Lisboa, Portugal, los días 7 y 14 de mayo.

En Barcelona, Sharolyn está bajo las órdenes del entrenador Alex Codina y desde allá aseguró que “todo va muy bien”.

“Por el momento he estado haciendo dos entrenamientos por día; en uno hago vallas y el otro es liso. Son muy intensos, porque hay que buscar el ritmo y la velocidad necesaria para lograr la marca. Termino uno y me voy a descansar para el siguiente entrenamiento”.

Para ir a los Juegos Olímpicos Río 2016, Sharolyn está obligada a cronometrar 56,20 segundos en los 400 metros vallas, o bien, 52,30 en la prueba de los 400 metros lisos.

“Estas marcas ya las hice en el pasado y estoy positiva en volver a conseguirlas porque he trabajado muy duro y me siento fuerte”, afirmó la corredora.

Sharolyn permanecerá hasta el 14 de julio en Europa.

Durante este lapso, espera participar en unas 12 competencias, que se llevarán a cabo en España, Portugal y Francia.

Además, la limonense se someterá a pruebas de control los miércoles, para medir la evolución y detectar su nivel real.

“Este campamento encierra, para mí, una gran competencia. Es mi última oportunidad para conseguir las marcas olímpicas, pero también porque se trata del final de mi último ciclo olímpico, ya sea por la planificación que hace el Comité Olímpico Internacional de la Olimpiadas o por mi edad; ya son 32 años”, expresó.