El defensor español aseguró que ha renunciado a muchas cosas durante su vida para levantar la "Orejona".

 24 mayo, 2014

Lisboa

Sergio Ramos celebró con la afición el título de la Champions League.
Sergio Ramos celebró con la afición el título de la Champions League.

El central español del Real Madrid Sergio Ramos aseveró que el día del mañana podría morirse tranquilo después de conquistar la Liga de Campeones ante el Atlético de Madrid y recordó que tuvo que sacrificarse mucho para recoger este premio.

"Me he dejado la vida, el alma por cada competición, cada segundo cada año, cada momento. Ahora se ve la recompensa de todo lo que he renunciado a lo largo de una vida para levantar esta Orejona. El día de mañana podría morirme tranquilo, porque para mí lo he vivido casi todo", dijo el autor del gol del empate en el 93.

Además, explicó su efusiva celebración con Iker Casillas después de su error en el tanto del Atlético.

"Iker siempre lo he dicho. Es un emblema, una institución y por un error concreto tampoco se le podía señalar", cerró.