Un acertijo caribeño confundió el accionar tricolor, que se ajustó a tiempo en la recta final

Por: Rodrigo Calvo C. 19 octubre, 2014

Jamaica no fue fácil presa, como estaba en el plan de juego. Mas las damas ticas se aliaron a la paciencia y al talento para hallar una victoria trabajada pero merecida, por 2-1.

Los goles se precisaron en el último tramo del choque, en el vacío estadio Toyota Park de Chicago.

El resultado puso a Costa Rica como nuevo líder del grupo B, en la eliminatoria femenina de la Concacaf, con seis puntos, y un pasaje garantizado a semifinales, antesala directa al Mundial de Canadá 2015.

La ruta al gol se generó de muchas maneras, pero la falta de contundencia en la primera parte y los movimientos de las Reggae Girls para cercar a las nacionales no facilitaron una victoria con holgura.

Al contrario, las subcampeonas del Caribe presionaron en todo momento la salida de la Sele y, normalmente, recuperaban las segundas bolas, para estropear cualquier acción sorpresiva por las bandas.

El manejo del partido, es decir, el control de las acciones, era propiedad del equipo de Carlos Avedissián. El regreso a la alineación de la contención Katherine Alvarado le generó mayor fluidez al medio.

Shirley Cruz, figura clave en la victoria frente a Jamaica, se llena la boca de gol, tras marcar el 1-0 en tiro de penal. Luego generó el segundo tanto, que empujó Raquel Rodríguez, ayer en Chicago. | JORGE MARTÍNEZ (CONCACAF) PARA LN
Shirley Cruz, figura clave en la victoria frente a Jamaica, se llena la boca de gol, tras marcar el 1-0 en tiro de penal. Luego generó el segundo tanto, que empujó Raquel Rodríguez, ayer en Chicago. | JORGE MARTÍNEZ (CONCACAF) PARA LN

Además, el liderazgo de la capitana Shirley Cruz fue fundamental en este laborioso éxito. Su experiencia, visión de juego y milimétricos pases filtrados se hicieron sentir, a pesar de que generalmente arrastraba dos o tres marcaciones.

Pero el acierto ante la portería de la ágil Nicole McClure no fue de lo mejor ayer. Cruz no definió bien al 16’, tampoco Raquel Rodríguez al 17’, ni Wendy Acosta con su cabezazo al poste y posterior remate al 41’. El 0-0 fue frustrante al finalizar los primeros 45 minutos.

Llegan los goles. El partido se complicó en la complementaria, cuando se perdió la claridad inicial. Jamaica presionó en todas las zonas y Monique Pryce casi marca un gol olímpico al 52’, que Dinnia Díaz salvó en la propia línea de meta.

Pero a partir de la variante de Carolina Venegas por Cristin Granados, se reacomodaron las piezas.

La ariete –la que ejecutó a México en la primera fecha– se ubicó en punta y Rodríguez pasó al mediocampo para asociarse con Cruz.

El movimiento fue básico. Se volvió a retomar el dominio y la inquieta Melissa Herrera se puso cara al gol y estrelló el balón en el poste, ante el desvío de McClure, al 70’.

La presión era asfixiante y Nicole Campbell-Green incurrió en penal a Rodríguez. Cruz lo cobró con clase y la envió a la red, al 76’.

La bola se movió del centro y vino el pase largo de la relevo Jodi-Ann McGregor a la escapada de Shakira Duncan: su centro-tiro tomó desubicada a Díaz y gol. 1-1.

La justicia regresó al marcador con una jugada de riñones de Cruz para dejar rezagadas a tres jamaiquinas y servir a Venegas, quien puso a Rodríguez frente al gol y selló el durísimo pero justo 2-1, al 86’.

El acertijo caribeño quedó vencido así, con paciencia y talento.