Wolfgang Niersbach aseguró que no tiene "nada que reprocharse", pero que cesaba del cargo por "responsabilidad política"

 9 noviembre, 2015
Niersbach dimitió justo cuando los fiscales en Francfort investigan un pago de 6,7 millones de euros que la federación le hizo a la FIFA en conexión con la Copa del Mundo del 2006 en Alemania.
Niersbach dimitió justo cuando los fiscales en Francfort investigan un pago de 6,7 millones de euros que la federación le hizo a la FIFA en conexión con la Copa del Mundo del 2006 en Alemania.

Berlín

El presidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Wolfgang Niersbach, anunció este lunes su dimisión, consecuencia del presunto escándalo de corrupción relacionado con la atribución del Mundial 2006 a Alemania.

En una reunión en la sede de la DFB en Fráncfort, Niersbach aseguró que no tiene "nada que reprocharse", pero que cesaba del cargo por "responsabilidad política".

"Estuve ahí desde el primer día de la licitación para el Mundial de la FIFA de 2006 y recorrí todo el camino hasta el final de un 'cuento de hadas', trabajando a lo largo de todos estos años de manera limpia, digna de confianza y correcta", añadió el hasta ahora patrón del fútbol germano.

"En las áreas que me asignaron, márketing, medios de comunicación, acreditaciones y organización del evento, puedo decir con una clara consciencia de que personalmente me comporté de manera irreprochable", añadió este antiguo periodista de 64 años.

Los vicepresidentes de la DFB, Reinhard Rauball y Rainer Kochm, se harán cargo del organismo, informó la federación.

El anuncio de la dimisión de Niersbach se produjo durante una audiencia con los responsables de las 16 asociaciones regionales que forman la DFB.

En el centro del caso, desvelado por la revista Der Spiegel, están los 6,7 millones de euros que según Niersbach fueron transferidos a la FIFA en 2002, para asegurarse una subvención -170 millones de euros para la organización del Mundial 2006-, por el patrón de Adidas en la época, Robert Louis-Dreyfus.

El caso tomó un nuevo rumbo, cuando fueron registradas la sede de la DFB y los domicilios de Niersbach y del expresidente Theo Zwanziger, así como del exsecretario general de la Federación Horst Schmidt. Todos ellos están acusados de fraude fiscal y la fiscalía anunció que no podía perseguirles por corrupción al estar prescritos los supuestos delitos.

Niersbach formaba parte del Comité de Organización del Mundial-2006, presidido por el exastro del fútbol alemán Franz Beckenbauer.

La FIFA rechazó la explicación ofrecida por Niersbach para explicar la transferencia de esos 6,7 millones de euros, mientras que Beckenbauer admitió "un error", aunque descartó que esa cantidad sirviese para "comprar votos".

Etiquetado como: