Culés y merengues no pueden darse el lujo de ceder puntos. La cima está en juego

 24 febrero
Cristiano Ronaldo hizo un gesto de dolor y desaprobación luego de la derrota del Real Madrid, el miércoles pasado ante el Valencia. El conjunto merengue visitará mañana al Villarreal. | ASDFD FS DFSD
Cristiano Ronaldo hizo un gesto de dolor y desaprobación luego de la derrota del Real Madrid, el miércoles pasado ante el Valencia. El conjunto merengue visitará mañana al Villarreal. | ASDFD FS DFSD

Cuando el Real Madrid salga a jugar su partido frente al Villarreal, el domingo, a la 1:45 p. m., ya habrán pasado dos horas y media desde que el Barcelona se midió al Atlético en el Estadio Vicente Calderón.

Para los merengues lo que pase en el recinto colchonero es determinante, al igual que para los culés es decisivo lo que hagan los blancos.

Separados por un solo punto, merengues y blaugranas encaran sendos juegos en los que poner la rodilla al piso puede cambiar el destino de la Liga española.

A las 9:15 a. m., el Barça , segundo de la tabla con 51 unidades, medirá fuerzas con el equipo del Cholo Simeone, acostumbrado a ponerlo contra las cuerdas y hacerlo sufrir hasta el último minuto.

Para los azulgrana perder sería entregarle la Liga al Real, que suma 52 unidades y tiene un choque pendiente.

Por el contrario, ganar significaría asumir el liderato de forma momentánea y enviarle un mensaje directo al madridismo de que no puede ni empatar en horas de la tarde.

“Queda mucha liga, pero no podemos fallar más”, declaró días atrás el lateral Jordi Alba, según la agencia AP .

“Aunque no dependemos totalmente de nosotros, sí dependemos de ganar cada partido”, agregó el jugador catalán.

Gerard Piqué también lanzó un mensaje parecido.

“Hay que seguir confiando porque este equipo seguirá dando mucho al barcelonismo”, indicó tras la nebulosa creada alrededor del Barcelona desde la paliza 4-0 ante el PSG.

La Liga está compuesta por 38 jornadas, de modo que la cantidad de unidades por delante es considerable: 42.

Incluso, si el Real y Barça se mantienen tan parejos, el clásico del 23 de abril podría resolver el acertijo de cuál de los dos se encarrila a una posible conquista del torneo.

Sin embargo, los dos colosos del fútbol español no pueden perder de vista que detrás suyo viene pujando el Sevilla, con 49 puntos; el Atlético, más rezagado contabiliza 45.

El técnico blanco, Zinedine Zidane, advirtió que sus hombres no pueden claudicar en la defensa de la punta.

A media semana, el Madrid cayó en casa del Valencia y le dio oxígeno a su archirrival.

“Teníamos la oportunidad de sumar y no lo hicimos, así que estamos castigados”, resumió Zidane luego del tropiezo.