18 febrero, 2015

Berlín y Madrid. EFE. El Real Madrid busca huir de su momento de mayor incertidumbre de la temporada y para ello enfrenta hoy, a la 1:45 p. m., al rival idóneo, al visitar al Schalke 04 de Alemania, al que vapuleó el año pasado.

Los blancos se han alejado de la imagen demoledora que los condujo a una racha histórica de triunfos que quiere volver a protagonizar, tras volver a la victoria ante el Deportivo, el domingo.

No obstante, fulminada la “maldición alemana” que sufría el Real Madrid, cuando la pasada temporada con Carlo Ancelotti firmó en tierras germanas dos goleadas claves en su exitoso caminar hacia la Décima (1-6 al Schalke en octavos de final y 0-4 al Bayern Múnich en semifinales), el conjunto blanco vuelve sin miedos en busca de confianza.

Esa convicción la dejó de tener en un 2015 inestable, con deficiencias físicas y acusando en exceso las bajas de sus figuras.

De nuevo inicia la fase europea de eliminatorias ante un Schalke al que endosó nueve goles en dos partidos hace un año, con una exhibición en el Veltins Arena de Gelsenkirchen que silenció la estadística maldita de un único triunfo en 25 visitas a Alemania.

Repetir victorias tan contundente sería un impulso clave para un equipo que agudizó sus dudas conforme iba perdiendo a jugadores importantes por lesión.

Bale, Marcelo, Cristiano y Pepe, ayer durante un entrenamiento en el Veltins Arena de Gelsenkirchen, sede del juego ante el Schalke. | AP
Bale, Marcelo, Cristiano y Pepe, ayer durante un entrenamiento en el Veltins Arena de Gelsenkirchen, sede del juego ante el Schalke. | AP

Sus bajas. El Madrid, vigente campeón de Europa, afronta el regreso de la competición europea sin titulares como Sergio Ramos, el croata Luka Modric o el colombiano James Rodríguez.

El portugués Fabio Coentrao y el alemán Sami Khedira engrosan la larga lista del parte médico que alivia la recuperación de Pepe.

El zaguero volverá a ser el líder de una defensa que ha sobrellevado como ha podido las bajas de sus centrales. Vuelve recuperado de la lesión en la zona costal que sufrió el 15 de enero y ocupará el lugar de Nacho Fernández, para formar pareja con el francés Varane.

Finalmente, Ancelotti podrá contar con Marcelo y no tendrá que improvisar en la izquierda. También debe decidir si mantiene en la medular a Illarramendi o utiliza al brasileño Lucas Silva.